«Redactar planes en la Mancomunitat con la ausencia de Gandia es extraño»

Tomás Ferrandis, presidente de la Mancomunitat de Municipis de la Safor y alcalde de Xeresa. / ó. d.
Tomás Ferrandis, presidente de la Mancomunitat de Municipis de la Safor y alcalde de Xeresa. / ó. d.

El presidente del organismo comarcal, Tomás Ferrandis, analiza sus cinco meses al frente de la entidad y habla de los proyectos de futuro

LEYLA GALLEGO GANDIA.

Tras muchos años dedicados a la política municipal, primero como edil en la oposición y desde 2007 como alcalde de Xeresa, Tomás Ferrandis decidió postularse como presidente de la Mancomunitat de Municipios de la Safor hace un par de años. El resultado de aquellas elecciones fue un empate entre el líder de Compromís y el representante del partido socialista en la corporación. Ambos acordaron repartirse el cargo, un hecho que dejó dos años al mando a cada uno de ellos. El pasado mes de julio, Ferrandis tomó posesión del cargo de manos de su antecesor, y alcalde de l'Alqueria de la Comtessa, Voro Femenía. Ahora, tras casi cinco meses al frente de la presidencia, Ferrandis hace su primer balance para LAS PROVINCIAS.

«Me propuse para el cargo porque creo que nos encontramos en un punto en el cual la Generalitat y la Diputación de Valencia están apostando por la agrupación de municipios y la concesión de múltiples servicios a todos ellos», narra Ferrandis. El presidente asegura que a lo largo de estos meses ha tratado de dar continuidad a los proyectos e iniciativas puestos en marcha durante los años anteriores, porque si hay algo de lo que puede presumir esta corporación es de la existencia de un consenso entre los grupos, según contó el presidente.

Parece que esto no es lo único en lo que ha estado trabajado el equipo encabezado por Ferrandis en estos meses, pues para principios del 2018 ya está prevista la puesta en marcha de dos nuevos proyectos que, sin duda, marcarán un antes y un después en la comarca. El próximo mes de enero la Mancomunitat obtendrá los permisos para tramitar la valoración de las ayudas de dependencia. «Hasta ahora los informes previos ya se hacían aquí, en la Mancomunitat, pero la valoración final la daba la conselleria y ahí se paralizaba el proceso hasta dos años, de forma que en ocasiones la persona que solicitaba la ayuda fallecía sin haber recibido el dinero. Gracias al apoyo financiero de la Diputación y la conselleria vamos a contratar a más personal y realizaremos desde aquí mismo todos los trámites necesarios para dar mejor servicio».

Planes de reinserción

Este no es el único gran logro del nuevo gobierno, está previsto que tan solo un mes después, en febrero de 2018, se ponga en marcha un plan para rescatar a personas mayores de 30 años en riesgo de exclusión social por las dificultades para encontrar trabajo.

Este programa, aprobado por la administración provincial, se basará en la contratación de técnicos especializados que ya han trabajado en proyectos similares en otros municipios de la provincia. Los especialistas realizarán un seguimiento exhaustivo de las personas que entren a formar parte del plan y les asesorarán en todos los aspectos relativos a su carrera profesional. «No será un curso de orientación profesional de los que se han hecho antes, sino que los expertos estarán con ellos desde el minuto uno y les acompañarán a las entrevistas de trabajo si es necesario», apuntó el presidente.

Ferrandis continuó hablando del futuro, pero sobre todo de un posible regreso de Gandia al ente comarcal que podría suponer un gran cambio para la Mancomunitat de la Safor. Durante la pasada gala de entrega de los Premios FAES, la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, anunció en su intervención la vuelta de la Ciudad Ducal a la Mancomunitat.

«Yo me he reunido varias veces con Morant y ella me ha transmitido su voluntad de volver a pertenecer a la corporación, pero las reglas aquí son muy estrictas y hasta que no liquiden sus deudas no podrán entrar», aclaró Ferrandis.

La capital de la comarca es la ciudad más endeudada de todas y su entrada en estos momentos supondría una desestabilización de las arcas de la Mancomunitat, en palabras del presidente. «A pesar de ello, espero que durante el primer semestre del próximo año puedan solucionar su situación y vuelvan a ser una de nosotros, ya que redactar planes sin Gandia parece que sea algo extraño, nos falta algo», concluyó Ferrandis.

Fotos

Vídeos