Quejas en la Vall por la falta de pasarelas accesibles en la playa

La imagen muestra el tramo de pasarela actual, que queda alejado del mar.
La imagen muestra el tramo de pasarela actual, que queda alejado del mar. / lp

Un colectivo de Tavernes critica la escasa atención municipal pese a la petición realizada por las familias de dos niños discapacitados

C. GIMENO TAVERNES.

La asociación Valldigna Accessible ha hecho público su «descontento y decepción» por la falta de diálogo que ha encontrado en el consistorio vallero para atender una sencilla petición que hubiera facilitado el baño a dos menores usuarios de sillas de ruedas.

La entidad que defiende los intereses del colectivo con diversidad funcional ha manifestado que a principios de julio solicitó al Ayuntamiento que prolongara la pasarela de madera que hay en el acceso a la playa a final de la avenida la Marina. Según Valldigna Accesible, la finalidad de la petición atendía «a dos niños en sillas de ruedas, que podrían acercarse más a la orilla del mar».

De esta forma, no sería necesario que se tuvieran que desplazar al otro extremo de la costa para acceder a la playa accesible. Al facilitarles el acceso se les evitaría un gran desplazamiento y se les permitiría tener la compañía de sus familiares y amigos.

Valldigna Accesible mantiene que en agosto reiteró la petición de que se alargase la pasarela en este acceso «como respuesta el Ayuntamiento sólo añadió un tramo más en la pasarela argumentando que debían dejar espacio para que pasara el tractor que limpia la playa. El resultado es que aún pueden pasar más de tres tractores a la vez, uno al lado del otro, pero los dos niños siguen quedándose bastante lejos de la orilla y las personas que los ayudan han de hacer un gran esfuerzo para facilitarles el baño».

La entidad vallera mantiene que con un tramo más se podría aliviar bastante el problema «pero casi acabado el verano sigue todo igual». Desde el colectivo remarcan que únicamente han pedido la prolongación de ese acceso, «no entendemos que una petición tan razonable no haya sido atendida por el consistorio. No costaba nada añadir unos tableros más de madera y solucionar rápidamente el problema de estas dos familias».

Ante lo que consideran una falta de diálogo por parte del gobierno, Valldigna Accessible se plantea «nuevas formas de actuar con el fin que se solucionen las numerosas reivindicaciones que tenemos pendientes con el ayuntamiento, tanto en la playa como en la ciudad».

Este no es el único problema de accesibilidad que se ha detectado este verano en la costa vallera. LAS PROVINCIAS ya publicó que la playa accesible del acceso norte de la costa de la Vall era impracticable para personas con movilidad reducida. Las corrientes habían formado un escalón de más de un metro entre el arenal y la orilla, por lo que los usuarios de este servicio no podían acceder al mar con seguridad.

Desde el ejecutivo de Tavernes señalaron que la ubicación de las playas accesibles supone un gran problema debido a la gran erosión que caracteriza a toda la costa vallera.

Fotos

Vídeos