La Policía Nacional arresta a una mujer y a su hijo por vender joyas robadas en Gandia

EFE

gandia. Una mujer de 62 años que aprovechaba su condición de limpiadora para robar joyas en tres domicilios y su hijo, de 32, han sido detenidos por la Policía Nacional en Gandia como presuntos autores de un delito grave de hurto, tras descubrir que vendían joyas que no eran de su propiedad.

Las víctimas eran personas mayores que no se dieron cuenta del robo hasta ser informados por la policía, a excepción de una de ellas, que aunque le contó a sus familiares que le faltaban joyas e incluso se lo pregunto a la ahora detenida, que lo negó, sus familiares no le creyeron y lo achacaron a un descuido que no recordaba debido a su ictus.

Las joyas, que han sido recuperadas y entregadas a sus propietarias, estaban valoradas en más de 20.000 euros, aunque con su venta los ahora detenidos habían obtenido 40.000 euros. Las investigaciones se iniciaron al detectar los policías una serie de venta de joyas en las que no parecían encajar los datos de la inscripción de un colgante de oro con la persona que la había vendido.

Los policías averiguaron que la persona que había vendido la placa había realizado numerosas ventas de lotes de joyas en varios establecimientos de compraventa de oro y detectaron que la mujer, junto a su hijo, había realizado numerosas ventas de joyas por las que obtuvo 40.000 euros.

Los agentes lograron averiguar la identidad de las propietarias de las joyas y que ninguna de ellas había denunciado la pérdida o robo de las mismas, y descubrieron que la sospechosa tenía acceso a los domicilios, donde realizaba labores de limpieza.

Tras localizar a los sospechosos y tras las averiguaciones pertinentes, los detuvieron como presuntos autores de un delito grave de hurto. En un registro, los agentes intervinieron joyas y bisutería de las víctimas valoradas en 2.000 euros.

Fotos

Vídeos