Miguel Todolí, presidente de FAES: «Pese a la falta de infraestructuras tenemos un potencial económico brutal»

Miguel Todolí, presidente de FAES/LP
Miguel Todolí, presidente de FAES / LP

El empresario afronta el reto de liderar la patronal durante los próximos cuatro años trabajando de la mano de la CEV y las administraciones

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

A pesar de su juventud, 41 años, Miguel Todolí, lidera desde hace poco más de un mes la Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor (FAES) y forma parte de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV). Ha cogido el testigo de Rafa Juan para continuar con los proyectos que han hecho grande a FAES. Dirige el negocio de ferretería que fundó su padre en 1982 que está ubicado en el polígono Benieto, donde además ejerce de presidente de AECiT. Tiene cuatro años por delante para afrontar nuevos retos empresariales en la Safor.

-¿Cuáles son sus primeras impresiones tras un mes al frente de FAES?

- FAES tiene una agenda muy cargada porque tenemos una presencia institucional bastante alta, sobre todo en actos relacionados con la Confederación Empresarial Valenciana (CEV). También con el Ayuntamiento de Gandia tenemos una colaboración muy buena y hay buena sintonía con Diana Morant y con todos los demás partidos políticos. Agenda intensa, pero buena.

«La herencia que he cogido es el buen trabajo de Rafa Juan que ha impulsado FAES en los últimos 8 años»

- ¿Qué o quién le anima para presentarse como candidato a la presidencia de FAES?

-Es una propuesta consensuada para que yo fuera presidente, pero en el primer momento dije que no. Luego, tras hablar con compañeros y presidentes de otras asociaciones, vi que entre todos podíamos formar un gran equipo, aunque ya estaba hecho. La herencia que he cogido es el buen trabajo de Rafa Juan, que ha impulsado FAES en los últimos 8 años, se ha hecho un nombre y es un referente como federación de empresarios de la Comunitat Valenciana. Yo me animé a tirar esto adelante, pero el gran trabajo ya está hecho. Aunque entrar después de Rafa Juan es un gran reto para mí, porque como figura y como empresario es de los mejores de la Comunitat y de España. Es un reto y eso me motiva. A mi lado tengo un gran equipo que me apoya y se ha implicado conmigo para que continuemos con este proyecto y lo hagamos crecer mucho más.

-¿Le da dejado el listón muy alto el expresidente?

-Lo ha dejado muy muy alto. Pero tengo todo su apoyo y Rafa Juan va estar a nuestro lado. De hecho es vicepresidente de FAES y su empresa ha entrado a formar parte directamente de la federación y eso implica que su apoyo es real y se ha implicado como empresa. Todo eso hace que tengamos más ilusión en seguir adelante y hacer FAES más grande.

-¿La ha dado Rafa Juan algún consejo?

-Me ha aconsejado en varias cosas. Pero aparte de los consejos que me ha dado, el tiempo que he estado en la junta directiva con él de presidente, he aprendido mucho de él y de otros presidentes.

-¿Seguirá la linea del anterior proyecto?

-Tenemos que trabajar de la mano con el Ayuntamiento y otras administraciones para buscar un futuro que sea lo mejor para los empresarios de la Safor y para la ciudadanía. El bien de los empresarios representa que haya más trabajo, más trabajadores y un mayor bienestar. Nuestras reivindicaciones las seguiremos haciendo, pero cuando haya algo que no nos guste, se lo haremos saber a las administraciones. Vamos a colaborar, pero también queremos que se nos haga caso y si estamos en alguna mesa de trabajo es para trabajar y para que se nos escuche.

-¿La unión empresarial es lo que hace que FAES tenga más peso en las reivindicaciones?

-El asociacionismo empresarial cada día es más importante, porque al final en FAES somos 20 asociaciones y representamos al mayor grupo de empresas de la comarca, y eso nos da fuerza. Lo que hacemos es recopilar lo que pide cada asociación y trasladarlo a los gobiernos y a donde tengamos que ir a reivindicar. Todo lo trabajamos a través de la CEV, donde tenemos una representación bastante grande y se nos tiene en cuenta. Salvador Navarro ha hecho mucho por la CEV, ha sido un trabajo arduo y complicado.

-¿Qué importancia tiene el apoyo que le ha dado Salvador Navarro a usted y a FAES?

-Para mí que Salvador Navarro estuviera tanto en mi nombramiento como en la despedida de Rafa significa mucho. Fue muy importante y eso hace que tengamos mas ganas de trabajar y sacar este proyecto adelante.

-¿FAES y Cedma seguirán de la mano para reivindicar las infraestructuras que logren vertebrar ambas comarcas?

-Siempre. Con Cedma y con la Vall d'Albaida, tenemos mucha relación. Con la patronal de la Marina y la CEV ya hemos tenido reuniones para preparar un documento conjunto y reclamar las infraestructuras. Priorizamos que se finalice la CV-60, enlazar con el acceso al puerto, el enlace sur de Oliva y la liberación de la AP-7. Aunque la prioridad es acabar la CV-60 y el tren de la costa. Es súper importante.

-¿Seguirá manteniendo el vínculo con la universidad?

-Es imprescindible que la universidad vaya de la mano de la empresa. Tenemos que hacer llegar a la universidad qué es lo que necesitamos para poder congeniar y que la gente cuando termine los estudios tenga un puesto de trabajo sabiendo las necesidades reales de la empresa. Cuando más podamos aprovechar el potencial de la universidad, mucho mejor. También es muy importante la formación profesional. Estamos en negociaciones porque en la Safor hay muchos sectores que no tienen profesionales. Queremos hablar con ellos para pedirles lo que necesitamos, a ver si se pueden crear algunos módulos y ver en qué podemos colaborar para cubrir esas vacantes.

-¿Qué importancia tiene el sector turístico para el motor económico de Gandia?

-El turismo hoy en día es el motor de la ciudad y la comarca, es lo más importante que tenemos. Se habla mucho de invertir en industria porque tenemos que diversificar nuestras fuentes de ingresos, pero es indudable que el motor de la Safor es el turismo. Hoy en día lo que nos da de comer es el turismo. En nuestro equipo pensamos que turismo y comercio tienen que ir de la mano, y tenemos que crear un proyecto de futuro independientemente de los políticos que estén en cada momento. La idea de FAES es presentar proyectos al Ayuntamiento y marcar un modelo de turismo, pero a largo plazo. Estamos cansados de marcar un camino de turismo por un lado y luego cambiamos de gobernantes y vamos para otro lado.

-¿Qué ha supuesto para los empresarios la inyección económica del Consell a los polígonos?

-La ley de modernización de áreas industriales es muy importante porque regula los polígonos y crea un mapa. Es la herramienta para vender nuestro suelo industrial a empresas que quieran instalarse. Puedes vender una calidad tangible, decir que somos los mejores, porque tenemos una situación estratégica inmejorable, accesos buenos, fibra óptica y somos una comarca con potencial económico. Pese a la falta de infraestructuras y la desventaja con otras Comunidades Autónomas, tenemos en la Safor un potencial económico brutal. Si estuviéramos a la par en financiación e infraestructuras con otros, seríamos imparables. Tanto Alcodar como Benieto estamos trabajando para que se cataloguen nuestra áreas como áreas industriales avanzadas, el 5 estrellas de la clasificación. Ese sería mi proyecto.

-¿Se ve presidiendo FAES los ocho años que es el máximo que marcan los estatutos?

-Yo me he presentado para una etapa de cuatro años y me he comprometido para sacar el proyecto que tenemos. Lo que no sé es lo que va a pasar estos cuatro años. Llegado el momento, ya plantearemos más retos.

Fotos

Vídeos