La patronal exige retomar la autovía del Morquí tras una década paralizada

Tramo final de la carretera, a la altura de Beniflà, de la carretera que une la Safor con l'Olleria. / lp
Tramo final de la carretera, a la altura de Beniflà, de la carretera que une la Safor con l'Olleria. / lp

Empresarios de la Safor y las comarcas centrales y una comisión ciudadana reclaman en Gandia la carretera para evitar la pérdida de empresas

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La finalización de la Autovía del Morquí (CV-60) es una actuación clave para mejorar las comunicaciones en las comarcas centrales, evitar la pérdida de empresas y lograr la ansiada reindustrialización. Las obras de esta carretera llevan paralizadas una década y los empresarios consideran que es vital y urgente para mejorar el transporte de mercancías y facilitar la llegada de turistas a la costa de la Safor y la Marina desde todos los puntos de la península.

Estas fueron algunas de las conclusiones que se alcanzaron en la charla 'Comarques Centrals Infra-Estructurades', que tuvo lugar este lunes por la noche en los salones de Fomento de Gandia. En la conferencia participaron el presidente de la Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor (FAES), Rafael Juan; el alcalde de Alcoy y presidente de las Comarcas Centrales, Toni Francés, y el portavoz de la Comissió Ciutadana 'Sí a tots els trams de l'Autovia CV-60, l'Olleria-Gandia', Pedro Juan Parra Verdú.

Juan fue el encargado de abrir el acto. El responsable de la patronal de la Safor lamentó la falta de infraestructuras que sufren tanto la Safor como las Comarcas Centrales: «Llevamos más de 40 años con las mismas vías de comunicación. En la Safor hemos avanzado poco desde que se finalizó la AP-7».

El empresario remarcó también que estas comarcas tuvieron un elevado «peso» a finales del siglo XIX, «que ha ido apagándose» con el paso de las décadas. Añadió que dentro de poco tiempo estará finalizado el acceso sur al puerto de Gandia, pero quedan otras obras «importantes», como la carretera del Morquí, el desdoblamiento de la vía férrea entre la capital de la Safor y Cullera, la variante comarcal o el Tren de la Costa.

Toda esta «falta de infraestructuras» hace que la Safor sea menos atractiva para la inversión e incluso corra el riesgo de perder empresas, como indicaron en la charla. Por este motivo tanto Juan como Francés y Parra reclamaron al Consell la finalización de la CV-60.

Esta obra se impulsó hace 20 años para unir las poblaciones de más densidad del interior de la Comunitat (Alcoy, Xàtiva, Ontinyent o Albaida) con las principales ciudades turísticas, entre ellas Gandia, Oliva o Dénia. Pero, tras las dos primeras fases la actuación se paralizó por la falta de liquidez de la Generalitat, hace más de diez años.

Esta carretera no sólo tiene como misión hacer más cortos los trayectos entre el interior y la costa valenciana. Su relevancia va más allá y es una vía estratégica para todos los sectores productivos del sur de Valencia y el norte de Alicante.

Enlace al centro del país

Esta carretera permite enlazar todos los polígonos industriales de la Safor con las comarcas centrales, pero también con la CV-40, un tramo de carretera de doble carril, también autonómico, que enlaza con la A-7, conocida como autovía del interior. Esta pista es la que da una salida rápida desde la Comunitat a las mercancías que se elaboran en la Safor, la Vall d'Albaida, la Costera o El Comtat y permite conectar con otras zonas de España mediante vías con destino a Alicante, Albacete o Madrid.

Por tanto, la Safor y las comarcas centrales estarían conectadas por una vía rápida con todos estos importantes puntos de la península si la carretera de l'Olleria estuviera terminada. Esto quiere decir que un viajero o un transportista podría ir desde Gandia a Madrid sin salir de una autovía. En este momento el único tramo que falta de doble carril es el comprendido entre Terrateig y l'Olleria, el que reclaman empresarios y vecinos.

De hecho, Parra resaltó la importancia de la carretera y recordó que la comisión ha recogido ya 7.000 firmas para exigir al Consell que la finalice. «Hay que acabar con los atascos de esta carretera que hacen perder dinero a los usuarios, tanto empresas como transportistas o turistas», relató.

También habló de la falta de seguridad y lamentó que desde «que se paralizaron las obras ha habido diez u once muertos en accidentes, dos sólo en el último año». Finalmente dijo que el «estado del bienestar se demuestra en las infraestructuras, no sólo en hospitales y colegios, también en las carreteras».

Más

Fotos

Vídeos