Oliva acabará con su deuda financiera en enero de 2018

David González con los portavoces de los grupos municipales. / lp

Esto supondrá un ahorro para la ciudadanía de 372.000 euros anuales en intereses y poder alcanzar mayores inversiones y servicios

LEYLA GALLEGO OLIVA.

Ayer, en la sesión plenaria del Ayuntamiento de Oliva se materializaron las amortizaciones anticipadas que reducirán la deuda bancaria del consistorio a un millón de euros. Una cantidad que puede ser perfectamente asumida por los presupuestos locales de 2018, y de esta forma llegar al endeudamiento cero que ya se anunció a principios de marzo, con motivo de la liquidación del presupuesto de 2016.

En la asamblea se aprobaron dos modificaciones presupuestarias por la que se destinará el remanente de tesorería para gastos generales a la amortización anticipada de deuda. De esta forma, Oliva cerrará el ejercicio 2017 con un nivel de endeudamiento de poco más de un millón de euros. Esta cantidad es bastante inferior a la destinada a amortización de capital en los presupuestos de los últimos años.

El endeudamiento cero permitirá que el Ayuntamiento, sin aumentar la carga fiscal, pueda asumir mejores servicios y mayores retos en el futuro, con mayor capacidad de inversión y menores gastos en intereses. De esta forma, el consistorio aumentará en más de tres millones de euros anuales su capacidad de inversión, al tiempo que ahorrará a la ciudadanía el pago de unos intereses bancarios que no tienen ninguna contraprestación para la ciudad, ni en servicios, ni en inversiones de mejora.

Préstamo bancario

Llama poderosamente la atención la gran cantidad de dinero que Oliva tiene que pagar por la amortización anticipada de una de sus deudas bancarias, la que suscribió con una entidad en abril de 2006.

Mientras que las amortizaciones anticipadas de deuda con el resto de entidades bancarias han tenido coste cero (tanto en este ejercicio como en los anteriores), la del banco en cuestión supone un coste estimado de unos 350.000 euros. Un coste que está impuesto por las cláusulas que rigen este contrato, y que el actual gobierno está dispuesto a reclamar por todos los medios posibles. De hecho, se están manteniendo conversaciones con varios despachos para iniciar la vía contencioso administrativa.

El edil de Hacienda, Vicente Canet, considera «un robo a los ciudadanos los desproporcionados intereses que la entidad pretende cobrar por la amortización anticipada de capital». Por ello, si no cede en sus pretensiones, el Ayuntamiento hará todo lo posible para evitar lo que considera un abuso injustificable.

Fotos

Vídeos