La oficina de gestión de penas ayudará a la reinserción de 300 personas condenadas

Los ediles Gil y Prieto enseñando el local municipal. / à. oltra
Los ediles Gil y Prieto enseñando el local municipal. / à. oltra

Gandia será la única ciudad no capital de provincia que cuente con este servicio que se ubicará en un local cedido por el Consistorio

R. ESCRIHUELA

gandia. Un total de 300 personas condenadas a trabajos en beneficio de la comunidad podrán aprovecharse de los servicios que prestará la oficina de gestión de penas y medidas alternativas a la prisión que se instalará en breve en Gandia para ayudar a la reinserción a vecinos de la Safor y la Marina. Una medida que ayudará a que los ciudadanos de ambas comarcas no tengan que desplazase hasta la Ciudad de la Justicia, que es donde se presta este servicio actualmente. Muchos de los usuarios no tienen medios económicos para trasladarse a Valencia y con la nueva oficina podrán realizar más fácilmente el seguimiento de sus trabajos y recibirán atención psicológica para su reinserción en la sociedad.

Una delegación del Ministerio de Interior visitó hace unos días las dependencias municipales que se van a habilitar para acoger la oficina. Este servicio lo prestarán funcionarios del Estado y no supondrán ningún coste para el Ayuntamiento, que únicamente será el encargado de ceder el local. Con esta instalación, Gandia se convierte en la primera ciudad no capital de provincia que pasará a prestar este servicio.

La edil Liduvina Gil, que enseñó las dependencias a los responsables del Estado junto al concejal José Manuel Prieto, señaló que «es un gran proyecto que nace desde una ciudad solidaria como es Gandia y que podrá beneficiar a unas 300 personas». Por su parte, Francisco Llagunas, jefe del área de Penas y Medidas Alternativas agradeció al ejecutivo «el trato y la colaboración que han mantenido con el ministerio en un tema tan complejo como la ejecución penal».

Fotos

Vídeos