Los niños viven su noche más mágica

El Rey Melchor se acerca a saludar a los niños que esperaban a Sus Majestades de Oriente en el Grau de Gandia tras llegar al puerto en barco. / àlex oltra
El Rey Melchor se acerca a saludar a los niños que esperaban a Sus Majestades de Oriente en el Grau de Gandia tras llegar al puerto en barco. / àlex oltra

Miles de familias salieron ayer a la calle para ver llegar a los Reyes Magos que pasaron por todos los pueblos de la comarca Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron cargados de regalos y caramelos a todos los rincones de la Safor

ROCÍO ESCRIHUELA

gandia. Los niños de la Safor vivieron ayer la noche más mágica del año, el día con el que llevan soñando desde hace 11 meses. Y es que, como es habitual cada 5 de enero, los Reyes Magos no se olvidaron de pasar por todas las localidades de la comarca para repartir los regalos a los más pequeños. Su visita llenó de magia e ilusión cada rincón de las casas donde las familias aguardaban impacientes que Melchor, Gaspar y Baltasar dejaran sus presentes si es que se habían portado bien este año.

En la Cabalgata de Gandia Sus Majestades de Oriente llegaron a la Casa de la Marquesa pasadas las cinco y media de la tarde, desatando el entusiasmo entre los miles de niños que esperaban en el paseo Germanías. Allí tuvo lugar la recepción por parte de la alcaldesa, Diana Morant, y de toda la corporación municipal. Tras la primera parada, la ruta continuó hasta la Insigne Colegiata para acudir a la Adoración del Jesuset.

A las 19 horas el trayecto comenzó en la plaza Elíptica recorriendo la avenida de República Argentina, paseo Germanías y las calles Alfons Duc el Vell y Ausiàs March hasta llegar al Ayuntamiento pasadas las 20 horas.

Melchor, Gaspar y Baltasar, subidos en sus respectivas carrozas, iban acompañados de un séquito de 400 personas. Músicos, bailarines, pastorcillos y actores participaron en un desfile en que repartieron dulces a todos los vecinos que les arropaban durante el camino. Cientos de niños esperaban con muchísima ilusión para poder acercarse a ellos.

Las bandas de música, las batucadas y la dolçaina y el tabalet animaron el ambiente en una noche en la que todos los gandienses salieron a la calle a recibir por la tarde a los Reyes Magos.

Pero antes de tomar el centro de la ciudad, Sus Majestades de Oriente se acercaron a Beniopa y al Grau de Gandia. Al distrito marítimo, Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron por mar a bordo de una embarcación pesquera a las seis de la tarde. Los tres reyes amarraron su barca delante de la lonja de pescadores para acercarse hasta la iglesia de Sant Nicolau. Después recorrieron todas las calles del Grau hasta llegar al centro social Marcel·lí Pérez.

Comitiva multitudinaria

Otra de las Cabalgatas multitudinaria tuvo lugar en Oliva. Allí alrededor de 700 personas, 100 más que el año pasado, participaron en un desfile que recorrió las principales calles de la ciudad. La comitiva real repartió 1.500 regalos y 700 kilos de caramelos durante todo el trayecto que salió a las 18.30 horas desde la Casa de la Festa.

Los Reyes Magos estuvieron acompañados de diversos grupos de música de todos los estilos. Los protagonistas fueron la Associació Artístico Musical de Oliva, la Agrupació Musical Nostra Senyora de la Pietat, el grupo de percusión La Bombonera y la Colla de Dolçainers i Tabaleters Sarabanda y la de l'Alqueria de la Comtessa.

Pasadas las ocho de la tarde, llegaron al Ayuntamiento de la Ciudad Condal y desde el balcón del Consistorio dirigieron unas palabras a los niños. A partir de ese momento, la emoción invadió a los más pequeños que marcharon rápidamente a sus casas para comprobar si Sus Majestades de Oriente ya habían pasado a dejarles los regalos que habían pedido en sus cartas o si tendrían que esperan a la madrugada.

En Tavernes, los Reyes Magos llegaron por la mañana a la playa donde se acercaron a la escuela infantil. Ya por la tarde, la Cabalgata comenzó a las 18.30 horas en el paseo Colón, pasando por el Prado y calle Valencia hasta alcanzar la calle Mayor y llegar al Ayuntamiento. Melchor, Gaspar y Baltasar recorrieron la capital de la Valldigna junto a centenares de músicos y bailarines que se encargaron de la animación del desfile que organizó el Ayuntamiento y las comisiones falleras. Gaspar fue el encargado de dirigir unas palabras a los vecinos desde el balcón del Consistorio.

Los personajes infantiles Micky Mouse, el pato Donald o Bob Esponja acompañaron a los protagonistas de la noche de Reyes en Bellreguard. La comitiva de Sus Majestades de Oriente partió a las 19 horas desde la avenida del Mar, recorriendo la calle Riu d'Alcoi y la Vela hasta llegar a la plaza Mayor donde visitaron el nacimiento. La Cabalgata estuvo acompañada de dos boatos del municipio con música de dolçaina y tabalet y de la Agrupació Artístico Musical Santa Cecilia de Bellreguard.

En Benirredrà, Melchor, Gaspar y Baltasar repartieron ilusión a grandes y pequeños. Las asociaciones locales y las comisiones de fiestas participaron en la Cabalgata que recorrió el municipio. En Simat, los Reyes pasaron por las casas de la localidad a repartir los regalos.

Fotos

Vídeos