La naranja vive su mejor año en una década al pagarse hasta a cinco euros por arroba

Una patrulla de la Guardia Civil realiza un control en Almoines para evitar robos de cítricos. / lp
Una patrulla de la Guardia Civil realiza un control en Almoines para evitar robos de cítricos. / lp

La sequía de la pasada temporada hace que la producción de cítricos caiga un 25%, mientras que los agricultores exigen más vigilancia

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

Los productores de naranjas de la Safor atraviesan una de las mejores campañas de los últimos años. La producción de esta temporada es menos abundante que en campañas anteriores, pero el precio de los cítricos es bastante más elevado, con abonos de hasta cinco euros por arroba.

Esta cifra contrasta con los precios de la fruta de los últimos años, cuando los agricultores se han visto en la obligación de vender cada arroba de fruta por menos de tres euros en la mayoría de los casos. Esta es, según indicaron desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), la «mejor campaña de los últimos diez años» en la comarca al pagarse la arroba de cítricos a cinco euros.

Estos precios se han alcanzado durante toda la temporada, aunque también es cierto que ha habido variedades de cítricos que han salido por 4,5 euros, como apuntó Vicent Faro, responsable de la AVA. El dirigente del colectivo indicó que durante esta temporada «se están pagando precios razonables», lo que supone «buenas noticias para los propietarios de terrenos».

AVA confía en cerrar la temporada con buenos precios y que aumente la producción el año que viene

«La campaña empezó en septiembre y la naranja ya se pagó a tres euros la arroba, lo que supuso una alegría para el sector», precisó Faro, quien añadió que los productores necesitaban una temporada con buenos resultados, tras arrastrar años de pérdidas.

Labor de los agricultores

Faro recordó que la mayoría de agricultores «han tenido que poner dinero» durante más de una década para poder mantener sus parcelas en activo. Por otro lado, no todos los propietarios de huertos en producción han vendido a los mismos precios durante este año.

«A mediados de temporada se produjo un parón en la demanda que hizo que algunos tipos de cítricos, como la ortanique, se pagaran a precios más reducidos, entre los tres y los cuatro euros», apostilló, pero esa tendencia a la baja se ha revertido con el paso de las semanas.

Pero en estos momentos, las naranjas que se están recogiendo se están pagando a cinco euros y todo hace pensar que así acabará la temporada, en el mes de mayo. Faro indicó que quedan pocas semanas ya de campaña y no se esperan cambios. Dijo que confía en que aumente la producción la próxima temporada.

El responsable de AVA agregó que este incremento en los precios durante este año se debe a la reducción de la producción de cítricos en la Safor. «Este año hemos tenido un 25% menos de naranja», relató. El motivo de este descenso en la cosecha es la «sequía que se padeció el año pasado».

Pese a que durante esta campaña ha habido más agua y los agricultores disponen también del riego por goteo, la escasez de lluvia del pasado año deja al «árbol marcado», precisó Faro. Esto ha generado que este año la colecta total de cada huerto haya sido inferior y, por tanto, la fruta sea más cara.

Aunque hay más beneficios, dijo el responsable de AVA, los agricultores «vienen a cobrar lo mismo». «Si hay menos naranja aunque se pague más cara los productores acaban recogiendo el mismo dinero que en años anteriores», precisó.

Aún así señaló que hay agricultores que saben «manejar» mejor sus plantas y jugar con las temporadas de sequía y lluvia con el fin de que sus árboles no arrastren de un año a otros los efectos de la escasez de agua.

Esto quiere decir que la experiencia de algunos propietarios hace que sepan «cómo tratar sus huertos para evitar que los efectos de la sequía se aprecien» durante la temporada siguiente. «Es en estos casos donde más beneficio se obtiene en años como este, al tener casi el 100% de su cosecha habitual», precisó.

Por otro lado, Faro denunció los continuos robos que se padecen los propietarios de las parcelas. Por un lado los hurtos de fruta se repiten, aunque reconoció que hay vigilancia de la Guardia Civil, que está intensificando los controles. Por otra parte, lamentó los asaltos a casetas y huertos con el fin de robar material de trabajo.

Fotos

Vídeos