Muere Vicente Febrer Forés, socio fundador de la empresa Productos Citrosol

Muere Vicente Febrer Forés, socio fundador de la empresa Productos Citrosol

Tras su jubilación escribió tres libros donde contó la historia de su industria, la vida de su padre y la del resto de su familia

ROCÍO ESCRIHUELAGandia

De nuevo, la firma Productos Citrosol ubicada en Potríes está de luto ante el fallecimiento de uno de los socios fundadores de la compañía. Cuando todavía no hace un año que el mundo empresarial despidió en Gandia a Joaquín Febrer Forés, el jueves la comarca de la Safor se enteró de la muerte de Vicente, el hermano mayor, que fallecía en la capital de la comarca a los 89 años de edad.

Vicente Febrer nació en Gandia el 30 de agosto de 1928 siendo el primogénito de nueve hermanos. Se incorporó a la empresa familiar Lejía Las Dos Palmas a la edad de 17 años donde empezó a trabajar como un empleado más. Pronto llamó la atención de cuantos le trataron por el carácter afable y sereno de su persona, así como por su laboriosidad y responsabilidad. Desarrolló diversas tareas en el negocio hasta llegar en 1977 al cargo de director gerente de Electroquímica del Serpis SA, empresa matriz de Productos Citrosol y de Detergentes y Desinfectantes SA (DyDSA).

Tras 50 años en la compañía, 18 de los cuales al frente de ella, se jubiló en 1995, dejando en los empleados y cuantos le conocieron el recuerdo de un trabajador modélico. Fue autor, tras su jubilación, de tres libros donde recogió sus memorias sobre el nacimiento y desarrollo de Lejía Las Dos Palmas y Electroquímica del Serpis SA, así como otro sobre la vida de su padre, Vicente Febrer Roig, uno de los iniciadores del grupo empresarial y otro sobre su familia.

Pero su figura profesional se queda pequeña al lado de su perfil espiritual y humano. Ingresó muy joven en las Congregaciones Marianas, experiencia que le marcaría toda la vida y que también sería tema central de uno los libros redactados tras su jubilación, donde narró sus vivencias contando con todo detalle las bodas de sus hijos y la dolorosa experiencia de la enfermedad de su mujer, que falleció hace 15 años. De su matrimonio con Amelia nacieron seis hijos, de los cuales dos fallecieron con apenas 8 meses y 20 años. En la actualidad, Vicente Febrer disfrutaba de la compañía de ocho nietos y tres biznietos.

Hombre de arraigadas convicciones religiosas y profunda vida interior, de fidelidad inquebrantable a la Iglesia Católica y al Papa, mantuvo firme su fe en las difíciles circunstancias familiares que le tocó vivir. Tras su fallecimiento, una de sus nietas le describió como «una persona muy buena, religiosa, familiar, trabajadora y humilde».

Le gustaba viajar y lo hizo los últimos años mientras la salud se lo permitió. En varias ocasiones se desplazó hasta Argentina, Perú y Brasil, países a los que se desplazó buscando un retiro espiritual.

Fotos

Vídeos