Miles de personas llenan los cementerios de la Safor para recordar a sus seres queridos

Un joven adecenta un nicho en Gandia ante la mirada de sus padres. /Ó.D.
Un joven adecenta un nicho en Gandia ante la mirada de sus padres. / Ó.D.

El acceso al camposanto de Gandia se colapsó a primera hora, y en Oliva y Tavernes la afluencia de vecinos fue masiva

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El 1 de noviembre volvió a ser un año más un día de recuerdos, encuentros y emociones. Los cementerios de los 31 municipios de la Safor se llenaron desde primera hora de miles de vecinos que acudieron para recordar a sus seres queridos, depositar flores en sus tumbas y honrar así su memoria.

En todos los camposantos se respiró un ambiente de nostalgia, donde muchos de los visitantes se encontraban con parientes, vecinos o amigos y rememoraban a muchos de los que ya no están. En el caso de Gandia la afluencia fue masiva. El recinto de la carretera de Almoines albergó a varios miles de personas durante toda la jornada, según datos de la Policía Local.

El gobierno de Gandia puso en marcha un dispositivo especial para la jornada de ayer. Agentes de la Policía Local vigilaron el tráfico de los accesos, así como las vías peatonales tanto por la carretera como por el puente de la vieja vía del Tren de Alcoy. Los efectivos supervisaron la circulación para garantizar la seguridad y evitar en la medida de lo posible las retenciones.

Aún así, la gran afluencia de vecinos de Gandia al camposanto hizo que hubieran retenciones en momentos puntuales de la jornada, sobretodo a primer hora de la mañana. Voluntarios de Protección Civil colaboraron con los policías para evitar incidentes y también hubo servicios sanitarios a las puertas del camposanto.

Muchos de los visitantes optaron por acudir en el bus especial que La Marina Gandiense fletó para acudir el recinto y que transportó a viajeros desde la ciudad y el Grau. Uno de los momentos más relevantes de la jornada fue la Misa de Difuntos, que tuvo lugar a las 16 horas. El cambio de horario hizo que este año hubiera menos fieles. Hasta ahora se oficiaba por la mañana.

En Oliva la presencia de vecinos en el cementerio fue elevada. Durante todo el día acudieron visitantes tanto a pie como con el autobús que promovió el consistorio y que era gratuito. Este servicio ha estado activo desde el pasado 29 de octubre. Mañana viernes el bus también estará operativo para los que deseen acudir a la Misa de Difuntos.

El coche saldrá a las 9 horas y volverá una vez finalizada la eucaristía en el recinto de la Partida Ramblar. El camposanto de Tavernes recibió también multitud de visitas. Los vecinos de la Vall acudieron al cementerio ubicado en la partida La Dula donde depositaron flores y recordaron a sus seres queridos.

Visitas en todos los pueblos

La afluencia también fue masiva a cementerio de otras localidades de gran población. En Xeraco, durante todo el día hubo un gran trasiego de vecinos. Lo mismo ocurrió en Bellreguard, donde el camposanto estuvo repleto de gente durante toda la jornada y por la mañana, durante la Misa de Difuntos, la participación fue alta, o en La Font.

En poblaciones de menor densidad los camposantos se llenaron hasta los topes. En Daimús, Miramar, Piles, Ròtova o Villalonga la presencia de vecinos con ramos de flores fue masiva.

En localidades más pequeñas como Benirredrà, Guardarmar o Almiserà los residentes tampoco faltaron. En el caso de estas poblaciones los cementerios sorprendían ante tanta afluencia. El motivo es que acudían personas que ya no residen en estos municipios pero visitan a sus antepasados. Precisamente en Benirredrà se han llevado a cabo obras de mejora y la construcción de nuevos nichos. Además, con el objetivo de solucionar la accesibilidad a las tumbas más altas, el Ayuntamiento ha adquirido un elevador y escaleras especiales para facilitar el acceso y el mantenimiento de los nichos.

Más

Fotos

Vídeos