El mal uso de medicamentos genera 300 ingresos al año en el hospital de Gandia

Los ganadores junto al ponente, los miembros del jurado, el gerente del departamento y el presidente de Aissa. / lp
Los ganadores junto al ponente, los miembros del jurado, el gerente del departamento y el presidente de Aissa. / lp

Un estudio, que recoge que las interacciones, la falta de información o la toma inadecuada causan los internamientos, gana los premios Aissa

Ó.D. GANDIA.

El hospital Francesc de Borja detecta al año más de 300 ingresos vinculados directamente con la medicación gracias al Plan de gestión integral de riesgos con los medicamentos y de farmacovigilancia proactiva, implantado recientemente en el departamento y gestionado por el servicio de Farmacia.

Estos datos los son el resultado del estudio 'Admisiones hospitalarias por eventos hemorrágicos asociados con el tratamiento con apixaban, dabigatran y rivaroxaban', realizado por profesionales del centro y que recibió ayer el galardón como mejor artículo científico médico en los XXI Premis de la Associació Sanitària de la Safor (Aissa).

El trabajo recibió un galardón de 500 euros. Los autores son los doctores José Luis Marco Garbayo, Manuel Koninckx Cañada, Isabel Pérez Castelló y Mª Teresa Faus Soler, del servicio de Farmacia, junto con la doctora Mariam Perea Ribis, de Medicina Interna. El programa consiste en la detección sistemática, análisis y registro los ingresos relacionados con la medicación.

Es un programa de investigación vinculado a la calidad asistencial y financiado por la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (FISABIO). El servicio de Farmacia publica los resultados en una aplicación interna del departamento para que los profesionales sanitarios estén informados.

Marco Garbayo afirmó que este tipo de ingresos supone casi un 5% de los internamientos que se producen en el hospital y tienen multitud de causas y muy diversas, ya sea por el medicamento en sí como por la dosificación inadecuada, errores de comunicación, cumplimiento inadecuado, interacciones, etcétera. Recientemente, el servicio de Farmacia ha focalizado este programa de calidad en los conocidos anticoagulantes orales de acción directa (ACOD), después de que la Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos) estadounidense alertara en 2016 sobre los riesgos asociados al uso de nuevos anticoagulantes que habían entrado en el mercado farmacéutico.

Por otro lado, dentro de esta categoría, se ha otorgado el primer accésit, dotado de 300 euros, al artículo 'Deprescripción en el alta hospitalaria: resultados de una campaña de promoción de la deprescripción', a cargo de los doctores Inmaculada Poquet Català y Carlos Tornero Estébanez, del servicio de Medicina Interna.

Este artículo se ha publicado en el European Journal of Internal Medicine, y también obtuvo beca de la Sociedad Valenciana de Medicina Interna en el apartado de atención al paciente pluripatológico.

En él se describe como un elevado número de pacientes de más de 65 años llevan mucha medicación que pudiera no ser necesaria o incluso con riesgos. Aprovechando el ingreso hospitalario, se revisan al alta la indicación de todos los tratamientos que tomaba el paciente y se retiran los que no se consideran necesarios (deprescripción).

En el 65% de los pacientes fue posible retirar algun fármaco, con una media de 2'5 retirados. Solo en el 5% fue necesario retintroducirlos en el control que se hizo al mes. Entre los fármacos deprescritos, se retiraron muchos derivados opiáceos que pudieran causar efectos secundarios en pacientes de cierta edad.

Aissa también premia el mejor trabajo sobre cáncer de mama, dotado de 300 euros. El estudio plantea las ventajas de esta técnica quirúrgica en comparación con otras técnicas para detectar el llamado ganglio centinela en la axila, es decir, aquel al que primero llegan las células procedentes del tumor mamario en su vía de diseminación.

Fotos

Vídeos