Matt Temple y Fitz White lo tienen claro: «Llegamos muy fuertes a la Final Four»

Los jugadores del Hispagan Gandia Matthew Temple, Carlos Gil, Fitz White y Alan Kleinjan. / s. r.
Los jugadores del Hispagan Gandia Matthew Temple, Carlos Gil, Fitz White y Alan Kleinjan. / s. r.

Los dos jugadores americanos del Hispagan sitúan al público de Gandia entre los mejores que han visto en sus carreras deportivas

S. ROCA GANDIA.

Quedan dos días para el debut del Hispagan Gandia en la Final Four y el ambiente no puede ser mejor. En los jugadores se distingue ya ese brillo en los ojos del que se ve ante la gran cita del año y una de las más importantes de sus carreras. Algunos de estos jugadores se reunieron en Radio Gandia SER para charlar sobre las sensaciones previas a la fase y todo parece listo para un gran fin de semana.

Matt Temple pese a ser el último en llegar se apresuró a dejar claro que su adaptación ha sido modélica: «Me encanta Gandia, la plaza Mayor, la gente; también su comida, la paella, y los macarrones» -dijo entre risas-. Su madre vendrá para la Final Four, y es que sus visitas han sido clave para ayudar a su adaptación a la ciudad junto con el papel del risueño White.

Del club le sorprendió la afición: «El público es necesario para el equipo. Ver la grada llena se nota en el parqué». Pero no todo ha sido fácil para Temple: «En mi primer partido no me enteraba de nada. El idioma, la manera de jugar, estaba muy confundido».

Los miembros del equipo se encuentran con muchas ganas de afrontar la gran cita de la temporada

Para Temple otro factor determinante ha sido la presencia de Miller en el equipo: «Le estoy muy agradecido, jugar a su lado con la experiencia que tiene para mí ha sido muy importante. Entrenamos muy duro, tengo arañazos de él por todo el cuerpo. Nos da muchos consejos». Y White, presente en la charla apuntilló: «Para mí es como un hermano». White no necesita presentaciones: «Me siento un gandiense más, es mi casa. Cuando sales de la universidad es difícil adaptarse y en eso pude ayudar a Temple».

El alero no dudó en situar al público de Gandia entre los mejores: «Es mi afición favorita, he estado en otras ciudades jugando, como Plasencia, aunque allí estuve poco tiempo y el ambiente no se puede comparar» y también al técnico como la pieza clave del proyecto: «Víctor es mi hombre. Hace falta un entrenador como él. Nunca está satisfecho, siempre cree que puedes dar un poco más de sí».

En el bando nacional también hay optimismo. Prueba de ello son las palabras de Carlos Gil: «Creo que estamos en el mejor momento. Todos firmamos en Gandia para conseguir jugar una final a cuatro. Veo al equipo muy bien». También lanzó su invitación al público: «Les pediría que vengan porque van a ver tres partidos de calidad y lo vamos a disfrutar».

Aunque novato, Alan Kleinjan tiene trazas de líder. Jugador de equipo, para él llegar hasta aquí era lo principal: «Empezamos el año y era el objetivo desde agosto aunque siempre lo ves lejano. Primero era jugar la Final Four pero que además sea así es una ilusión para todos. Llevamos meses entrenando a muerte para esto y lo vamos a hacer bien».

Fotos

Vídeos