Un 20% de la lotería de Navidad que se vende en Gandia en verano se la llevan los turistas

Un cliente en la administración de lotería de la calle Mayor de Gandia, donde un cartel anuncia la venta de Navidad.
Un cliente en la administración de lotería de la calle Mayor de Gandia, donde un cartel anuncia la venta de Navidad. / L. GALLEGO

Las administraciones aprovechan la llegada de los visitantes a la playa con ventas que alcanzan hasta el 80% en las zonas de más afluencia

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

Aunque hace apenas unas semanas que arrancó la venta de la lotería de Navidad, hay personas que llevan tiempo esperando esta fecha para comprar su número de la suerte. Algunos de los interesados en adquirir un décimo, lo hacen cuando están de vacaciones, lejos de su residencia habitual.

Y es que los meses de julio y agosto acumulan el grueso de las ventas de las administraciones, al margen de las semanas previas al sorteo del Gordo. La elevada ocupación hotelera que registra Gandia, también se nota en los despachos de venta de lotería. Una cita que aguardan con expectación los gerentes de los establecimientos, que saben que durante estos días suman gran parte de la recaudación del año. Muchos de los que pasan sus vacaciones en la playa de la capital de la Safor aprovechan para llevarse la suerte hacia sus domicilios habituales, además de comprar también algún décimo más para familiares o conocidos y repartir la suerte en sus lugares de origen.

Reparto de premios

Quien conoce muy bien el atractivo que posee la lotería de Navidad es María José Bolo, propietaria de la Papelería la Ducal, ubicada frente al paseo marítimo.

En este punto neurálgico del turismo, aseguran que las ventas de lotería del Gordo durante los meses de julio y agosto alcanza el 80% del total del año. «Casi toda la lotería para ese sorteo se vende en verano, el 20% restante suele ser en octubre o noviembre cuando hay puentes festivos, pero para nosotros ahora es la época más fuerte», apunta Bolo. Desde la papelería la Ducal reconocen que la ubicación de su establecimiento «es perfecto». Este local, que solo vende décimos por terminal, ha cambiado este año la máquina expendedora y entrega a los clientes un resguardo con un diseño muy similar al décimo de las administraciones. Un cambio que ha resultado muy atractivo para los interesados en comprar un número, y que han mostrado su sorpresa por una papeleta que en esta ocasión es en color.

Según Bolo, las ventas «han empezado más fuerte que el año pasado». Además, numerosos clientes que llegan a su establecimiento, lo hacen atraídos por la buena suerte que ha repartido en los últimos cinco años. Este céntrico local de la playa ha distribuido tres premios en los últimos cinco años.

En 2012, la Ducal repartió el Gordo, en 2015 el tercer premio y el año pasado, un único décimo del cuarto premio. «Esa es la mejor publicidad que tenemos. A ver si este verano nos visita el ganador del año pasado y sabemos donde hemos repartido la suerte. Los premiados del 2015 sí que nos visitaron el año siguiente», afirma.

Otro de los focos de atención de quienes visitan la playa de Gandia es la administración La barreta d'Or, ubicada en el Grau. Marc, el gerente del establecimiento, asegura que «trabajamos mucho en la época turística, desde principios de julio que es cuando ponemos a la venta la lotería de Navidad. En estas fechas se vende una parte importante de la facturación». Además, desde la administración grauera señalan que el perfil de cliente son turistas nacionales. Según apuntan en La Barreta d'Or, durante la época estival venden a turistas un 20% de la totalidad de décimos de Navidad, aunque destacan que estos meses son los de más venta junto a finales de noviembre y diciembre.

En julio y agosto la facturación aumenta porque por las solicitudes que reciben para comprar lotería desde otros puntos de España. «Es cuando comienza la venta y las perdonas que buscan un número determinado llaman para que les enviemos el décimo. Son gente que lo persigue por todo el territorio», destaca Marc. «Este tipo de clientes tiene prisa por comprar la lotería y son los primeros, por eso también aumenta la venta a principio del verano», destacan.

De momento, la suerte ya ha comenzado a repartirse desde Gandia. El 22 de diciembre, el bombo decidirá si los millones viajan a cualquier por España o se quedan aquí.

Más

Fotos

Vídeos