Más de 70 kilos de gambas y cigalas para aderezar la fideuà de Gandia

Unos participantes contemplan el caldero en el concurso de fideuà del año pasado. / àlex oltra
Unos participantes contemplan el caldero en el concurso de fideuà del año pasado. / àlex oltra

La mayoría de los 30 participantes del concurso acuden a la lonja del Grau para comprar el marisco que cocinarán en el Moll dels Borja

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

El mejor pescado y marisco fresco de la lonja del Grau ya está listo para convertirse hoy en el producto estrella encargado de dar sabor a los 30 calderos de fideuà que participan en la 44 edición del Concurso Internacional Fideuà de Gandia. Ha llegado el día clave para saber qué restaurante se colgará este mediodía el Collaret de Santa Isabel que encumbra al mejor cocinero de este plato típico marinero.

En total serán 70 kilos de gambas y cigalas y casi 150 kilos de pescado de roca o 'morralla' para hacer el caldo, los ingredientes principales que serán los encargados de deleitar los exigentes paladares del jurado. Pero la cantidad de marisco que se podrá degustar en la playa de Gandia será mucho mayor, ya que la Asociación Gastronómica Fideuà de Gandia preparará más de 2.000 raciones para todo el público que se acerque hasta el evento culinario.

La lonja de pescado de Gandia fue la encargada ayer de abastecer a la mayoría de participantes del concurso. Muchos de los competidores adquieren en el Grau los mejores productos para hacer su caldo. Y es que la organización del evento aporta los fideos, el tomate, el pimentón, el aceite y la sal, pero deja a la elección de los cocineros el pescado y el marisco. «Anteriormente, desde la organización, proporcionábamos el caldo, pero observamos que los restaurantes preferían elaborar el suyo propio, y entonces se descartó esa opción y ahora cada uno trae su materia prima», explicó Avelino Alfaro, presidente de la asociación gastronómica.

Es por este motivo, también, que el jurado no evalúa la calidad del marisco, sino el sabor del fideo, porque cada concursante lleva el marisco de diferente categoría, aunque Alfaro apuntó que «la mayoría de cocineros escoge la gamba de tamaño grande».

Los chefs internacionales o de fuera de la Comunitat Valenciana ya tenían ayer encargado el pescado fresco en la lonja de Gandia. Es más, Alfaro confesó que los japoneses se habían llevado la mayor parte de estos productos durante los últimos días de subasta. «Los japoneses están haciendo pruebas para que les salga perfecta porque quieren llevarse el premio del concurso», apuntó el presidente de la entidad.

Y es que en esta edición, de los cinco participantes internacionales, cuatro llegan procedentes del país nipón, mientras que el quinto concursante extranjero llega de tierras italianas, concretamente de Bérgamo. Todos ellos pugnarán con 10 restaurante de Gandia, 12 de la Comunitat Valenciana y 3 nacionales, entre ellos el último ganador del concurso, Casa Palacio Bandolero de Córdoba. Además, en la categoría de jóvenes promesas participan seis escuelas de hostelería.

Pero, al margen de la fideuà, también está en juego el premio al mejor postre elaborado con naranja y al que están obligados a elaborar todos los concursantes. Alfaro únicamente deseó que «salga buen tiempo y que tanto los concursantes como el público disfruten».

El jurado de esta edición está presidido por Evarist Miralles, el chef pegolino designado en 2012 como mejor cocinero de España. Junto a él, 11 miembros tendrán la difícil tarea de escoger el mejor plato. Este año, el comité evaluador tiene representación de Japón y de Fano, ciudad italiana que está en trámites para su hermanamiento con Gandia.

Desde Destí Safor, su presidente José Manuel Navarro, destacó el elevado nivel del concurso que es una cita que «sirve para dar a conocer nuestro plato y nos ayuda a conocer mejor la receta y su elaboración, además de unificar los ingredientes de la fideuà».

La suerte está echada. A partir de las 11 entrarán en escena las escuelas de hostelería, y una hora más tarde, lo harán los profesionales.

Fotos

Vídeos