Kiko anuncia su retirada y se convierte en el secretario técnico de La Nucía

Kiko Lacasa, junto al presidente de la UE Gandia, Juanjo Hidalgo. / lp

El jugador gandiense cierra su exitosa trayectoria como futbolista seducido por el ambicioso proyecto del club alicantino

S. ROCA GANDIA.

Kiko Lacasa deshojó la margarita y finalmente anunció su retirada de la práctica del fútbol. Lo hace después de una trayectoria exitosa de más de 20 años en clubs de primer nivel. Con algún altibajo, en el que llegó a colgar las botas, el delantero gandiense puede presumir de haber militado en clubs del nivel del Alavés, Rayo Vallecano y Oviedo entre otros. Ahora, la propuesta de La Nucía para que ocupe el cargo de secretario técnico le ha hecho tomar la decisión más dura para un futbolista.

Aunque parezca sorprendente, sus 39 años no han sido el principal motivo para decidir dejarlo. A Kiko aún le quedaba algún cartucho en la recámara y de hecho, llegó a negociar con Gandia y Denia la posibilidad de seguir una temporada más en activo. Sin embargo, su último club, La Nucía, le ha ofrecido la posibilidad de iniciar su etapa como técnico, algo que rondaba por la cabeza del grauero en los últimos tiempos.

Eso sí, la oferta es en los despachos, aunque suficientemente seductora como para atenuar el golpe de una retirada que aún no tiene asimilada: «Casi seguro que sí -llegó a decir ayer mismo aún estando ya ejerciendo ya- pero conmigo nunca se sabe». El exjugador del Portuarios ya está manos a la obra en su tarea de confeccionar una plantilla competitiva con la que pelear por el ascenso: «Llevo unos días de locos pegado al teléfono pero es lo que me gusta y la verdad es que estoy feliz, que al final es de lo que se trata».

El hecho de que su residencia habitual esté fijada en la localidad de la Costa Blanca ha sido igualmente decisivo en la decisión final.

Sobre lo que puede aportar dijo: «Creo que por mi experiencia puedo aportar mucho en la relación con los futbolistas. Sobre todo con la gente joven, yo tuve muchas equivocaciones y espero ayudarles a que no las cometan» y añadió: «Para mí lo más importante es seguir en contacto con la competición y lo más cerca posible del terreno de juego».

Kiko, en el adiós, se detuvo en los momentos más importantes de su carrera: «Me quedo con los años del Alavés que fueron increíbles, con la temporada en Águilas donde exploté y sobre todo con mis últimos año en el Portuarios, mi casa, donde he vuelto a disfrutar como un niño».

El ya ex jugador dijo sentirse con fuerzas para seguir jugando: «Mi fichaje por la UE Gandia este año le ha dado al palo, pero el ofrecimiento de La Nucía es irrechazable. Aquí quiere venir todo el mundo, las instalaciones son de Primera División y el proyecto me apasiona».

El delantero llegó a La Nucía mediada la temporada pasada como refuerzo para lograr el ascenso cosa que acabó ocurriendo y aunque su idea era seguir jugando, la historia toca a su fin. Kiko cierra la página del futbolista y abre de par en par la del técnico. Experiencia y talento no le faltan. La suerte del campeón, tampoco.

Fotos

Vídeos