La jueza anula la obra del Trinquet de Gandia donde se ha gastado un millón de euros

Vecinos de Benirredrà protestan en 2014 ante la construcción inminente del Trinquet de Gandia. / lp
Vecinos de Benirredrà protestan en 2014 ante la construcción inminente del Trinquet de Gandia. / lp

El tribunal suspende los acuerdos del gobierno de 2013 para la construcción al no respetar los 25 metros de distancia con las casas de Benirredrà

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El Juzgado de la Contencioso Administrativo número tres de Valencia ha declarado nulos los pasos que se siguieron por parte del gobierno de Gandia en 2013 para impulsar la construcción del Trinquet en el distrito de Roís de Corella, durante la pasada legislatura (PP) y da la razón así al Ayuntamiento de Benirredrà, que llevó a los tribunales la obra al considerarla ilegal.

Este fallo deja, por tanto, un futuro incierto para esta infraestructura, que ha costado hasta el momento casi un millón de euros y ha dado varios quebraderos de cabeza al ejecutivo actual. El tribunal de Valencia sostiene su fallo en tres argumentos: ilegalidad urbanística, incumplimiento del Plan General de Ordenación Urbana de Gandia (PGOU) y la falta de un estudio de impacto paisajístico, necesario para un inmueble de estas dimensiones.

La sentencia está datada el 19 de febrero y, aunque no habla de demolición expresa de la construcción, sí que afirma que para la edificación del recinto deportivo se incumplieron varias normativas. En primer lugar, en los Fundamentos de Derecho habla de ilegalidad urbanística, ya que el edificio fue construido sobre la «red viaria local» y no en suelo dotacional.

Cambio en el Plan General

Esto quiere decir, que se escogió el aparcamiento del Parc País Valencià y no la propia zona verde, donde el Plan General sí contempla una actuación de este tipo según la Modificación Parcial 44 del documento en 2009, durante el gobierno del socialista José Manuel Orengo. De hecho, este ejecutivo promovió la construcción un centro deportivo y una piscina. Por tanto, el parking no era el emplazamiento adecuado, como añade la magistrada.

Para poder haber levantado el inmueble en esta parcela, el gobierno de Gandia, ya en 2013, con Arturo Torró de alcalde, debería haber solicitado permiso a la Generalitat. El motivo es que la normativa impide ocupar vía pública, ya que se interfiere en la «red primaria» y esto puede tener consecuencias en redes se servicio público, como el alcantarillado, por ejemplo.

Pero, además, la construcción incumple el PGOU, ya que omite el requerimiento de dejar 25 metros de separación ante inmuebles cercanos. En este caso, frente a las viviendas de Benirredrà, ya que el Trinquet se levantó en el linde entre ambas poblaciones. La separación entre el recinto y las casas de la localidad vecina es de 18 metros, por debajo de la exigencia del Plan.

La tercera pata sobre la que se asienta la sentencia es la carencia de un estudio de impacto paisajístico, necesario en casos como el del Trinquet, al suponer un «crecimiento urbano e implantación de nuevas infraestructuras».

Acuerdos de gobierno

La sentencia, finalmente, falla que estima las peticiones de Benirredrà y deja sin efectos los acuerdos del gobierno tomados en 2013 para impulsar la obra, ya que se incumplieron todos los factores que narra en los Fundamentos.

Pero esto no significa que Gandia haya de demoler el edificio. De momento, el consistorio tiene 15 días para recurrir el fallo e intentar solventar los inconvenientes que halla la juez.

La alcaldesa de Benirredrà, Loles Cardona, aseguró que el objetivo de su gobierno es que se cumpla la ley y que se tomen las medidas necesarias para impedir que la construcción siga ahí. En ese sentido, dijo que en función de la decisión que tome Gandia, su ejecutivo pedirá la ejecución de sentencia o seguirá adelante con el proceso.

Desde el gobierno indicaron que los servicios jurídicos estudian el fallo y se decidirá si se recurre la sentencia, esto podría implicar la paralización de las obras. El Trinquet tendrá un coste de 1,6 millones. Hasta el momento se ha invertido cerca de un millón, de los que 700.000 euros llegaron de Diputación. En julio de 2015 un informe municipal cifró en 933.000 euros el dinero necesario para acabar la obra.

Más

Fotos

Vídeos