El juez prohíbe a los detenidos acercarse a los niños tras las amenazas de lanzarlos al vacío

Los tres arrestados el pasado martes en Gandia han quedado en libertad mientras que los gemelos de dos años están bajo la tutela del Consell

ROCÍO ESCRIHUELA

gandia. Las tres personas detenidas el pasado martes en Gandia por amenazar a dos menores con lanzarlos al vacío tras atrincherarse en una vivienda de la calle Parc Alqueria Nova han quedado en libertad. Así lo acordó ayer el juzgado de instrucción número 2 de Gandia, en funciones de guardia, de conformidad con el fiscal, según apuntó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Eso sí, el juez les ha impuesto, como medida cautelar, la prohibición de comunicarse y acercarse a los menores, que están declarados en desamparo y han pasado a estar bajo la tutela de la Generalitat Valenciana. Las dos mujeres y un hombre, de nacionalidad brasileña, se acogieron ayer a su derecho de no declarar, y ahora una investigación determinará los delitos que se les imputan.

Los hechos ocurrieron el martes a mediodía en el tercer piso de un edificio situado en el número 36 de la calle Parc Alqueria Nova. Los vecinos avisaron al 091 tras los gritos de una mujer que se encontraba en el balcón de la vivienda y amenazaba con lanzar a dos niños de dos años de edad al vacío. De hecho, al parecer, alguno de ellos fue asomado por el balcón de la casa. Los agentes tuvieron que colocar una manta a modo de colchón para amortiguar el golpe, en el caso de que la mujer cumpliera sus amenazas.

Cinco efectivos del parque de bomberos de Gandia también se desplazaron hasta el lugar del suceso para que las fuerzas de seguridad pudieran acceder a la vivienda y proteger a los menores. Mientras unos intentaban acceder por la escalera del edificio para facilitar el acceso a los policías, otros bomberos treparon piso a piso por los balcones.

Los tres adultos que se encontraban en el interior de la vivienda habían tumbado varios muebles a modo de barricada para impedir que los agentes tumbaran la puerta. Fue una operación muy complicada, ya que además, una vez en el interior, los adultos se resistieron y se enfrentaron a la policía.

Finalmente, los agentes se llevaron a tres personas detenidas y los Servicios Sociales se hicieron cargo de los dos niños gemelos. Desde el departamento municipal realizaron los trámites pertinentes para que la unidad de tutela de la Generalitat Valenciana se hiciera cargo de los dos menores.

Gritos y lloros

Al día siguiente de los hechos, algunos vecinos relataron a LAS PROVINCIAS que «algo extraño sucedía en la casa». «Temíamos por los niños porque por la noche se oían golpes y durante el día muchos lloros», relatan. Algunos explicaron que «nunca veíamos a los niños, parece que no los sacaban de casa».

La mayoría de vecinos coincidieron en indicar que la familia no se relacionaba con el resto de propietarios, a pesar de que hacía varios años que vivían en el edificio.

Fotos

Vídeos