La DGT instala radares junto a los túneles de la N-332 para cazar vehículos a más de 100 km/h

Un turismo circula junto al radar al salir de un túnel. / ó. de la dueña
Un turismo circula junto al radar al salir de un túnel. / ó. de la dueña

Los aparatos están en el tramo de la vía de Gandia que cruza Marxuquera y los infractores se enfrentan a multas superiores a mil euros

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha instalado dos radares en la carretera nacional 332 a su paso por el término municipal de Gandia. La vía rodea el casco urbano y atraviesa el distrito de montaña de Marxuquera. Es justo en este tramo donde se han ubicado los aparatos para cazar a los conductores que superen la velocidad permitida: 100 kilómetros por hora.

Esta carretera es, sin duda, la más transitada de la comarca Safor y en ella se suelen generar multitud de atascos en las travesías de Bellreguard, Palmera, l'Alqueria de la Comtessa y Oliva, ante la falta de una circunvalación. Esto genera que los vehículos circulen a velocidades dispares en un radio de poco más de 20 kilómetros.

De hecho, el tramo donde están los radares es uno donde la circulación fluye y esto provoca que los turismos aumenten su velocidad. Los radares se han puesto junto al primero de los tuneles según se llega a Gandia desde Valencia.

Un kilómetro antes de acceder a la cavidad está la primera señal naranja que advierte del control mediante radar, y poco después está el aparato. Es una de las máquinas más modernas de la DGT y la que instala en estos momentos en las vías nacionales.

Tras cruzar el primer túnel está la segunda cámara, pero esta en dirección norte. De hecho este aparato está en un punto conflictivo, donde se han producido varios accidentes. Está en la incorporación a la N-332 desde la carretera Gandia-Barx, donde hay un Stop sin carril de acelaración, algo que complica la entrada a la vía.

Desde la DGT confirmaron a este periódico que los radares instalados son de esta entidad: «Si están en una carretera nacional y no en una travesía son de esta institución». El motivo que dieron las fuentes consultadas fue sólo uno: «Aumentar la seguridad en la vía».

Negaron que este tipo de medidas se tomen con afán recaudatorio. «Los radares sólo persiguen que haya una circulación más segura. El tramo de Gandia es muy transitado y este tipo de iniciativas entran dentro de las habituales de la DGT para prevenir accidentes», apostillaron.

Desde la entidad aseguraron que un radar se coloca cuando se percibe que en algún tramo se circula de forma habitual por encima de la velocidad permitida y que en el caso de Gandia no se ha hecho por un mayor número de siniestros. Las multas a las que se enfrentan quienes sean cazados por estos radares serán, como mínimo, de cien euros y podrían rebasar los mil en caso de que se considere conducción temeraria.

Más

Fotos

Vídeos