Un incendio calcina cinco hanegadas de monte en La Dula de Tavernes

Medios aéreos y terrestres trabajaban ayer en la extinción del fuego en la montaña del Camí La Dula.
Medios aéreos y terrestres trabajaban ayer en la extinción del fuego en la montaña del Camí La Dula. / c.g.

El fuego arrancó sobre las 13 horas y, al parecer, la causa fueron las chispas que generó la radial de unos operarios que trabajaban cerca

C. GIMENO TAVERNES.

Un incendio en el Camí la Dula de Tavernes de la Valldigna hizo saltar las alarmas pasado el mediodía en la Vall. La montaña situada junto al casco urbano, en el conocido como Racó de Ciprés, se había prendido.

Al parecer unos operarios estaban serrando un cartel publicitario en esa vía, y alguna chispa pudo ocasionar el fuego que se expandió rápidamente por la brisa que soplaba a esa hora.

El dispositivo para sofocar el incendio se puso en marcha con celeridad. Dotaciones de Bomberos, brigadas forestales, Protección Civil, Policía Local, Guardia Civil, operarios municipales, así como tres avionetas y un helicóptero participaron en las tareas de extinción.

El fuego se controló en poco más de media hora, y fue casi a las 15 horas cuando se dio por extinguido. El mayor peligro era la cercanía del incendio al casco urbano y a zonas con gran cantidad de arboleda.

Aún así la rápida actuación de los efectivos permitió controlar las llamas y evitar males mayores. A falta de determinar con exactitud la extensión afectada, las llamas podrían haber quemado casi cinco hanegadas de monte bajo y pinos de la falda de la montaña de Les Creus.

Como medida de precaución, se quitaron los vehículos de una nave de materiales de obra que estaba situada junto el fuego y se cortó el tráfico en el Camí la Dula.

Las brigadas forestales permanecieron en la zona durante la tarde para evitar que el fuego se reavivara y pudiera afectar a los bosques de pinos más cercanos al casco de Tavernes.

Trabajo de los bomberos

Los bomberos pudieron acceder sin mayores problemas al monte afectado y comenzaron con las tareas de extinción que avanzaron enormemente con la llegada de los medios aéreos poco tiempo después. Todos los trabajos de lucha contra el fuego fueron seguidos por gran expectación por centenares de vecinos de la zona.

El humo y las cenizas afectaron a prácticamente todo el casco urbano y los vecinos quisieron seguir las tareas de los bomberos y demás efectivos desde lo más cerca que pudieron, pese a que no se permitió el acceso a nadie.

Más

Fotos

Vídeos