La iglesia de Sant Pere homenajea a su sacristán tres meses después de su fallecimiento

C. GIMENO TAVERNES.

La parroquia de Sant Pere de Tavernes de Valldigna ha

querido rendir un pequeño homenaje a a Vicente Llinares, quien fue sacristán de esta parroquia durante más de 50 años y que falleció hace unos meses. En memoria del difunto, en el templo eclesiástico han colgado un cuadro con una imagen del sacristán sobre una fotografía de la fachada principal de la iglesia de Sant Pere.

La ilustración lleva un texto que indica: «La parroquia de Sant Pere de Tavernes a su sacristán Vicente Llinares Escrihuela para perpetua memoria y en señal de gratitud por su entrega, dedicación y labor caritativa».

Llinares, de 84 años de edad, falleció a principios del pasado mes de noviembre y fue una persona muy querida en la localidad de la Valldigna, ya que siempre estuvo prestando su colaboración con la iglesia.

Fruto de la hospitalidad y solidaridad que mostró siempre con los vecinos de la localidad, el Ayuntamiento de Tavernes decidió nombrarle en mayo del 2011 Hijo Predilecto del municipio. La noticia de su fallecimiento conmocionó a la población ya que se había ganado el aprecio de sus vecinos.

Fotos

Vídeos