La Guardia Civil investiga la muerte de un bebé de cuatro meses en una guardería de Oliva

Ó.D/L.G.

gandia. La Guardia Civil investiga la muerte de un bebé de cuatro meses en una guardería en Oliva. El pequeño, de tan sólo cuatro meses, apareció muerto en su cuna ante la sorpresa de las cuidadoras del centro.

Al parecer, el pequeño tomó su último biberón poco antes del mediodía y tras la ingesta siguió durmiendo en su cuna. Pero, más tarde, cuando las cuidadoras fueron a ver al bebé vieron que no respondía y se preocuparon.

Ante esta situación, desde la escuela infantil llamaron con urgencia a los servicios sanitarios. Hasta la guardería llegó una ambulancia del SAMU.

Los efectivos trataron de reanimar al niño durante «40 minutos», según ha podido averiguar este periódico, pero no lo lograron. También acudieron agentes de la Policía Local y la Guardia Civil de Oliva.

Al ver que el bebé no reaccionaba los sanitarios cesaron en sus intentos de reanimarlo. El cuerpo del pequeño fue trasladado en la tarde de ayer al Instituto Anatómico Forense de Valencia, donde se le está realizando la autopsia con el fin de determinar las causas de su fallecimiento.

Desde el Ayuntamiento de Oliva lamentaron esta «muerte» e indicaron que estarán «al lado de la familia para lo que haga falta». Las mismas fuentes declinaron dar datos sobre la muerte del pequeño y pidieron que se respete a la familia al tratarse de «unos momentos muy duros».

En la escuela infantil, pese a la presencia policial y de los efectivos sanitarios, se intentó que este suceso pasara desapercibido para el resto de niños.

«Se ha hecho todo de la forma más discreta posible para que ningún pequeño notara nada raro. Las cuidadoras han intentado que todo volviera a la normalidad cuanto antes y han tenido que seguir trabajando pese a su malestar», relataron fuentes cercanas.

Los efectivos de la Guardia Civil mantienen abierta la investigación para tratar de esclarecer el caso e intentar averiguar qué es lo que generó la muerte de este niño.

Fotos

Vídeos