El gobierno rebaja a 20 días el pago a proveedores tras saldar la deuda de IPG

El ejecutivo aprueba una aportación económica de un millón de euros para liquidar una deuda de la empresa pública de la pasada legislatura

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El ejecutivo de Gandia saca pecho de su gestión económica, pese a que la deuda financiera de la ciudad es de unos 290 millones de euros. El bipartito (PSPV y Més Gandia) aprobó en la última Junta de Gobierno dos medidas, como relató el coordinador de Economía, Salvador Gregori.

La primera de ellas fue la ratificación del periodo medio de pago (PMP) a proveedores. Gregori mostró en su comparecencia dos documentos signados por el interventor general del Ayuntamiento, de los que se desprende que el abono de facturas por parte del consistorio está por debajo de los 30 días fijados por ley, en torno a los 20.

El responsable de Economía indicó que tanto en el mes de enero como en el de febrero, el Ayuntamiento ha mostrado su buena salud a la hora de gestionar el día a día, es decir, la deuda comercial. Otra cosa es la deuda a los bancos, a la que habrá que ir haciendo frente año a año hasta 2032.

Gregori explicó que las buenas cifras del PMP se debe a la rémora que el ejecutivo se ha quitado de encima al cerrar la empresa Iniciatives Públiques de Gandia (IPG). Hasta hace unos meses, la deuda de esta mercantil lastraba el periodo de pago comercial, y como la mercantil dependía subsidiariamente del consistorio elevaba el PMP.

Ahora, dijo el socialista, tras el pago de casi toda la deuda comercial -a proveedores- de IPG, por parte del Ayuntamiento, la media de retraso ha bajado. En enero se abonan las facturas a 9,9 días, mientras que en febrero a -2,2. Estas cifras son irreales, ya que los 30 primeros días, tras presentar el recibo, no contabilizan. Por tanto, los pagos se han realizado a 21 y 33 días receptivamente.

Esto pone de manifiesto, según Gregori, el buen uso de los recursos de todos los departamentos: «Cuando cogimos el gobierno en junio de 2015 esto era un tren que descarrilaba. En lo que va de legislatura nos hemos quitado de encima más de 70 millones de euros de deuda a proveedores».

El último abono se hará este mismo año, con casi tres millones, con lo que los impagos de IPG quedarán saldados. «Este gobierno habrá liquidado un 20% de la deuda con la que se encontró», añadió. Según Gregori, el gobierno dispone de dinero en caja pero hay pagos que no puede hacer: «El esfuerzo de los ciudadanos, con sus impuestos, y del gobierno, en su gestión, está dando buenos resultados».

Una muestra de ello, aseveró, es el «pago de un millón de euros» que salió adelante ayer en la Junta de Gobierno. «Había un abono pendiente de IPG de la legislatura anterior, que sí podíamos acometer y lo hemos liquidado ante una entidad bancaria», añadió Gregori.

Por otro lado recordó que Gandia tendrá que pagar la deuda financiera, a los bancos, hasta 2032 mediante abonos en los presupuestos de cada año. En 2019, los presupuestos contemplarán abonar unos 8 o 9 millones de euros para rebajar los impagos las entidades. Finalmente recordó que la deuda bancaria incrementó de 250 a 290 millones por sentencias judiciales, parkings, o los 17 millones del PIE

Fotos

Vídeos