Gobierno y oposición se lanzan críticas por la gestión económica tras la auditoría

El PSPV y Més Gandia acusan al PP de agravar las cuentas mientras que los populares señalan que socialistas y nacionalistas hicieron pocas inversiones

R. ESCRIHUELA GANDIA.

Horas después de hacerse pública la auditoría del Ayuntamiento de Gandia sobre las cuentas municipales de los últimos 20 años los grupos políticos han hechos sus respectivas valoraciones. Unas conclusiones muy diversas en función del portavoz de cada formación.

Para el PSPV la auditoria «deja bien claro que existen dos formas de gobernar: la que permite transformar la ciudad y, como queda demostrado en las cifras, la que sólo utiliza Gandia para aprovecharse de ella, hacer negocio y, cuando vaciaron la caja y el presupuesto, convertir el Ayuntamiento en un agujero, y la ciudad en un solar». De esa forma tan contundente se expresó el portavoz socialista José Manuel Prieto en clara alusión a la etapa de gobierno del PP con Arturo Torró al frente.

Para Més Gandia el informe revela cuatro fases bien diferenciadas que resumen en años de bonanza económica y burbuja inmobiliaria (2003-2007), años de crisis mal gestionada (2007-2011), saqueo por parte del PP (2011-2015) y fase de ajuste presupuestario (2015 hasta la actualidad). Para la edil Alicia Izquierdo, «Gandia toca fondo entre 2011 y 2015 con el PP». «Cada problema creado por el gobierno de Orengo y Mut se agrava con Torró», destaca.

Versión distinta

Valoración muy diferente es la que ofrece el Partido Popular tras conocer el documento hecho público y que está al alcance de todos los ciudadanos. Para el edil Guillermo Barber bajo el mandato socialista y nacionalistas se realizaron muy pocas inversiones y la mayoría fueron financiadas por el Plan E. «El resto se lo gastaron en facturitas varias, mariscadas, el crucero de los Borja o encargos a grandes arquitectos», señaló el concejal popular.

Desde Ciudadanos, Ciro Palmer señala que «han habido en los últimos 14 años dos etapas muy marcadas, por un antes y un después, de la llegada de Arturo Torró a la alcaldía». «Los socialistas debieron reprimir su ansia de inversión en época de crisis y el PP, lejos de reducir la deuda, acabó incrementándola en 140 millones más», apuntó el portavoz de la formación naranja.

Fotos

Vídeos