La UE Gandia tira de casta para lograr remontar ante el Benidorm

Once inicial de la UE Gandia en el Guillermo Olagüe antes de enfrentarse al Benidorm. / lp
Once inicial de la UE Gandia en el Guillermo Olagüe antes de enfrentarse al Benidorm. / lp

El club alega el acta del partido por un rifirrafe entre un aficionado y un jugador visitante que salió del terreno de juego a por un balón

REDACCIÓN GANDIA.

El UE Gandia abrió la segunda vuelta con victoria ante el Benidorm (2-1) y la sensación de que el equipo de Esteban Cana no se da por vencido y seguirá peleando hasta el final para tratar de alcanzar a los primeros clasificados de la liga. Ante el conjunto de la ciudad del turismo, el equipo viola se mostró menos dinámico que en otras ocasiones, gustó más por ejemplo ante el Benigànim, partido saldado con derrota, pero mostró el mismo entusiasmo en conseguir la victoria que le caracteriza desde que esta el técnico de Torrent en el banquillo.

El encuentro no comenzó bien para el Gandia ante un rival que dominó más y mejor la posesión y aunque sin peligro, llegaba con cierta facilidad a la frontal del área. Ahí, la pareja formada por Madramany y Óscar Bertó estuvieron expeditivos y seguros, sin echar de menos al capitán Raúl Muñoz ausente en este partido por acumulación de amonestaciones.

Sin embargo, el equipo sí acusó la baja de Izan Seydi que en los últimos partidos se había convertido en pieza clave en la media punta aportando goles y presión sobre el rival y tampoco jugó Nacho Verdés a quien el técnico suplió situando a Álex Alba en el ataque. El primer gol del Benidorm sentó como un jarro de agua fría puesto que se produjo de falta directa y por un error de la barrera que se movió y permitió que el balón se colara sorprendiendo a Camilo.

El equipo viola no desesperó y el gol de Óscar Bertó al rematar un córner expoleó a los locales que en la segunda parte buscaron la victoria hasta el último instante. La salida al terreno de juego de Carles Ruzafa dio más presencia arriba y el equipo, con una referencia ofensiva, comenzó a aprovechar más la velocidad de Salva Martí, Alba y Borja Carbó. Una acción directa con rechace de Carles, propició la segunda jugada de Alba que certificó la victoria con un tiro raso.

La nota negativa del encuentro se produjo en un rifirrafe entre un jugador del Benidorm y un aficionado local. Al salir un balón del terreno de juego, el futbolista visitante salió del campo a recogerlo y el seguidor local lo retuvo. El jugador empujó al aficionado que respondió golpeándole en la espalda. A raíz de ahí, se produjo un tumulto entre varios jugadores del Benidorm y ese aficionado, que no pasó a mayores por la intervención del delegado de campo, David Vila. El club emitió ayer una alegación al acta donde destaca que el incidente se produce cuando el jugador sale del terreno de juego y que ambos tuvieron una actuación reprobable pero que no pasa de un simple encontronazo por la lucha por el esférico en el minuto noventa.

Fotos

Vídeos