Gandia sigue con las obras del trinquet pese a que un juez anuló el proyecto

Imagen del Trinquet de Gandia, en obras, donde se aprecia que la obra linda con una calle del municipio vecino de Benirredrà. / ó. de la dueña
Imagen del Trinquet de Gandia, en obras, donde se aprecia que la obra linda con una calle del municipio vecino de Benirredrà. / ó. de la dueña

El gobierno local sostiene que un acuerdo con el contratista le impide paralizar los trabajos y afirma que ha recurrido el fallo ante el juzgado

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El bipartito de Gandia, formado por el PSPV y un conglomerado de partidos de izquierdas, entre ellos Compromís, mantiene las obras de construcción de un trinquet pese a que una juez de Valencia declaró nula esta actuación al no respetar las normas urbanísticas locales ni haber solicitado permiso a la Generalitat.

Este edificio lleva engullido ya más de un millón de euros desde que se iniciaron las obras, en el año 2013, bajo el gobierno del entonces alcalde de Gandia, Arturo Torró, del Partido Popular.

El trinquet se está construyendo en el distrito de Roís de Corella, lindando con el pequeño municipio de Benirredrà, una población de poco más de mil vecinos. Precisamente fueron los residentes de esta localidad, respaldados por el gobierno local, del PSPV, quienes llevaron ante la justicia la construcción del inmueble al considerarlo ilegal y al entender que se vulneraban sus derechos por la cercanía a las casas y las dimensiones del edificio.

Cinco años después una juez ha dado la razón a Benirredrà, a vecinos y Ayuntamiento. Hace poco más de un mes, una sentencia del Juzgado de lo Contencioso número tres de Valencia declaró nula la obra por saltarse el Plan General de Ordenación Urbana de Gandia (PGOU) y por ocupar «red viaria local» sin la autorización del Consell.

El anterior ejecutivo, del PP, escogió para el trinquet el entorno del parque Pais Valencià, declarado zona verde y donde según la norma local esta infraestructura tendría cabida.

Pero la obra se levantó en un tramo de las inmediaciones del espacio, donde había ubicado un aparcamiento y que está considerado como vía pública, por lo que para construir sobre ese terreno era necesario el permiso de la Generalitat.

Al ser red viaria local requiere una autorización expresa de la administración autonómica, ya que se entiende que esta superficie puede tener previstas otras actuaciones futuras, como la canalización de nuevos alcantarillados o líneas eléctricas.

Todo esto hizo que la juez estimara la demanda interpuesta por Benirredrà y diera el proyecto por cancelado. Ante esta situación, los demandantes remitieron un escrito a Gandia pidiendo la paralización de la obra. Pero desde el bipartito mantienen la actuación y las obras siguen adelante.

Desde el gobierno local, la edil Liduvina Gil, explicó que esta iniciativa «no puede paralizarse», ya que hay un «acuerdo extrajudicial, con valor de sentencia», que permitió en su día retomar las obras. La actuación quedó paralizada en los últimos meses de gobierno del PP, ya que el contratista no percibió la cantidad pactada y cesó los trabajos.

El nuevo ejecutivo firmó el acuerdo y comenzó a liquidar la deuda. Este convenio tiene valor de sentencia y, por tanto, la construcción no se puede paralizar, dijo Gil. Además, en caso de pararse la obra habría que devolver ayudas que entregó la Diputación para este espacio deportivo.

El bipartito ha informado a la juez de esta situación y del acuerdo previo a la sentencia, ya que el fallo era firme. Desde el gobierno de Gandia estiman que la obra tendrá un coste final de unos 1,6 millones, de los que ha abonado un millón.

Fotos

Vídeos