Gandia saca a concurso por segunda vez en dos años mejoras en los locales de la plaza Tirant

Locales de la plaza Tirant de Gandia donde se aprecian los daños en las cristaleras, lo que requiere una nueva actuación de mejora. / lp
Locales de la plaza Tirant de Gandia donde se aprecian los daños en las cristaleras, lo que requiere una nueva actuación de mejora. / lp

El gobierno escoge hoy a la empresa que reformará los locales y el PP recuerda que el anterior ejecutivo ya pagó los 5,2 millones de la explanada

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El gobierno de Gandia remodelará por segunda vez en dos años las casetas de la plaza Tirant tras haber invertido en ellos más de 240.000 euros en 2015 para adecentarlos y convertirlos en oficinas municipales. Ahora planea invertir 117.000 euros de fondos propios en los mismos locales, como ha publicado el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Estos recintos requieren de una nueva actuación tras haber permanecido abandonados más de un año y haber sido utilizados por vagabundos para refugiarse durante los días más severos del invierno. De hecho los locales presentan deficiencias, hay cristales rotos y los intentos de acceder en ellos no cesan, pese a que están precintados y hay vallas para impedirlo.

Esta serie de espacios se construyó en 2011, en el último año de la legislatura del socialista José Manuel Orengo y formaron parte de la obra de reforma de la plaza y de parte del paseo de las Germanías. El objetivo era dinamizar la explanada, que llevaba décadas inutilizada. La construcción de esta nueva plaza se cifró en más de 6,5 millones, aunque las obras nunca llegaron a concluirse.

Las casetas pronto fueron objeto del vandalismo y durante los años sucesivos permanecieron abandonadas e incluso ocupadas de forma permanente por personas sin hogar. En el año 2015, con el cambio de gobierno y la entrada de PSPV y Més Gandia se anunció la rehabilitación de los locales con una ayuda de la Diputación de Valencia de más de 240.000 euros.

En noviembre de ese año se impulsó un concurso de ideas, por 14.000 euros, y pocas semanas más tarde se adjudicó el proyecto de reforma a una empresa por la cantidad que ofrecía la entidad provincial. Pese a ello, como criticaron ayer desde el Partido Popular, han pasado dos años y la explanada sigue igual.

«Los locales están abandonados y la plaza está por terminar», dijo el edil Víctor Soler. El concejal aseguró que es extraño que casi dos años después y tras permitir que los locales estuvieran abandonados «ahora el BOE publique un anuncio de Gandia donde se expone que se trata de un contrato de obras y de adecuación» de las casetas.

Para los populares los gestores actuales mantienen la «chapuza» que arrancó en la época de Orengo. De hecho, recordaron que la antigua concesionaria del ahora parking del Centre Històric adelantó con «carácter finalista y para acabar la plaza un canon 3,2 millones». «Eran los tiempos donde los socialistas hablaban de ingeniería financiera».

«Al final de aquella legislatura, los socialistas inauguraron una plaza inacabada y dejaron una deuda de 5,2 millones que tuvo que pagar el PP en los primeros meses de su gobierno», dijo Soler. En abril de 2016, se anunció la apertura para mayo de ese mismo año y desde el gobierno aseveraron que las obras «estaban prácticamente listas».

Posible ilegalidad

Soler alertó que las prácticas del bipartito podrían incurrir en una ilegalidad: «En cualquier manual de derecho público, encontraremos que este ejemplo es una clara muestra de fraccionamiento de contratos. Pero aquí nadie da la cara».

Desde el gobierno local lamentaron las críticas del PP. El coordinador general de Urbanismo, Vicent Mascarell, dijo que el bipartito, al menos, ha sido capaz de resolver en dos años un problema que el PP no supo en cuatro.

En ese sentido afirmó que hoy se celebra la mesa de contratación donde se adjudicará de forma definitiva las obras que posibilitarán la puesta en marcha de los espacios de la plaza. Es un proceso de adjudicación donde se han presentado tres empresas de Gandia para realizar los trabajos que consistirán en la instalación de mobiliario, iluminación e instalación de aire acondicionado en el espacio, además de reparar los desperfectos que se han producido durante el tiempo de parálisis.

Los trabajos tienen un plazo de ejecución de dos meses por lo que Mascarell espera que antes del mes de octubre las actuaciones estén finalizadas. «Esperamos que durante la Fira el espacio esté abierto y ahora mismo los diferentes departamentos del consistorio están evaluando los posibles usos para generar afluencia de gente en el entorno». «El PP es consciente de la situación económica que heredamos y que prácticamente ha reducido a cero las posibilidades de hacer inversiones. Hemos hecho importantes esfuerzos y hemos contado la ayuda de la Diputación de Valencia dentro del Plan de Inversiones Sostenibles» para este proyecto.

Fotos

Vídeos