Gandia rescata el foso del siglo XIII y permitirá visitar los restos de murallas del parking del Serpis

Uno de los espacios subterráneos que hay junto al aparcamiento del Serpis, donde se conserva el foso y restos de los tramos de Muralla. / ó.d.
Uno de los espacios subterráneos que hay junto al aparcamiento del Serpis, donde se conserva el foso y restos de los tramos de Muralla. / ó.d.

El gobierno aspira a repetir el éxito logrado al abrir los refugios de la guerra civil y creará un centro de interpretación de los muros medievales

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El gobierno de Gandia sacará a la luz el foso de la muralla del siglo XIII para que pueda ser visitado. La intención del ejecutivo (PSPV y Més Gandia) es que tanto esta excavación casi milenaria, como los restos de los dos tramos del muro que protegían la ciudad hace más de 800 años estén a la vista y puedan ser objeto de visita tanto por los vecinos de la ciudad ducal como por los turistas.

El ejecutivo quiere repetir el éxito alcanzado con los refugios construidos durante los años de la guerra civil. En la actual legislatura, el bipartito ha restaurado parte de estas galerías, existentes bajo la plaza del Prado y en el subterráneo del antiguo mercado municipal, el de la Peixateria.

La apuesta por el patrimonio histórico del consistorio queda patente una vez más con otro proyecto destinado a poner en valor todos los recursos patrimoniales e históricos de la ciudad ducal. En este sentido, el bipartito va a rescatar los restos de muralla y el foso existentes junto al aparcamiento del Centre Històric, antes conocido como parking del Serpis.

Apertura para visitas

El concejal de Gestión Responsable del Territorio, Xavi Ródenas, indicó en exclusiva A LAS PROVINCIAS cuál es el próximo reto en materia patrimonial: «Vamos a habilitar una sala que hay junto al aparcamiento del Serpis para que los restos de muralla y el antiguo foso, construido en el siglo XIII, se pueden visitar».

El edil reconoció que se trata de un proyecto ambicioso, pero que todo apunta a que será una realidad en tan solo unos meses: «Ya hemos solicitado una subvención y esperamos que nos la concedan en poco tiempo».

En caso de que esta ayuda no llegue, el concejal precisó que será el propio Ayuntamiento quien asuma los costes de habilitar este Centro de Interpretación de las Murallas de Gandia. El edil dejó claro que la intención es sacar a la luz los restos de muralla que aparecieron en el año 1997 con la construcción del aparcamiento del Serpis.

Hace ya 21 años, aparecieron junto a la actual rampa de acceso al parking subterráneo todo tipo de sillares, piezas de cerámica de varios siglos e incluso restos del primer tramo de muralla, quizá el más relevante, ya que fue construido mediante la técnica del tapial.

Los muros que protegieron Gandia durante siglos, hasta el año 1880, comenzaron a construirse en el siglo XIII. Fue el propio Jaume I, tras conquistar las tierras de levante y dar forma al Reino de Valencia, quien promovió la construcción de la muralla de la entonces pequeña ciudad de Gandia.

El monarca valenciano inició esta majestuosa obra con 3.000 sueldos en el año 1255. Tan sólo medio siglo después, la ciudad que se había creado en el valle del Bayrén disponía ya de un recinto amurallado que la protegía de posibles inversiones e incluso asaltos de los piratas que en aquella época surcaban el Mediterráneo.

Como no podía ser de otra manera, junto a todo el entramado se habilitó un gran foso para que la altura de la muralla resultara aún más elevada. Parte de este gran surco se conserva todavía junto al aparcamiento del Serpis, por este motivo se reservó hace más de 20 años una sala bajo el paseo de las Germanías, donde están los tramos de muralla y una parte del foso.

Por el momento, se desconoce la inversión que requerirá esta actuación, pero Ródenas precisó que no será «muy elevada».

Dos décadas de espera

Este amplio espacio, que lleva 20 años cerrado, será el que albergue el centro de interpretación de las murallas. En estos momentos se puede observar parte de los sillares y del fosos desde la rampa de acceso al aparcamiento.

«La intención del gobierno es limpiar este recinto e incluso excavar un poco más este espacio por si surge algún nuevo material», dijo el edil del Més Gandia.

Además del primer tramo de muralla, iniciado en el siglo XIII, la ciudad vivió un apogeo durante la regencia de la familia Borja. Esta estirpe marcó la ciudad medieval con construcciones como la Colegiata de Gandia, impulsada por María Enríquez, abuela de San Francisco de Borja.

Fue precisamente, el nieto, el que fuera IV Duque quien se encargó de ampliar las murallas en el siglo XVI, a las puertas del Renacimiento. Estos nuevos tramos abarcaron las nuevas calles que parecieron en Gandia, como la Vilanova, actual Sant Francesc de Borja. Esta construcción se hizo mediante la técnica de los sillares y se habilitaron cuatro torreones, de los que hoy sólo el conserva el Torreó del Pi, en la confluencia de la calle Alzira y San Rafael.

Fotos

Vídeos