Gandia prevé un albergue para animales abandonados para principios de 2019

El gobierno busca una parcela y dinero para que una concesionaria cuide las mascotas perdidas en un recinto local y no viajen a otras poblaciones

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El gobierno de Gandia tiene la intención de habilitar un centro municipal de recogida de animales abandonados y facilitar así que las mascotas perdidas o sin dueño se queden en la ciudad en lugar de viajar a otras poblaciones, como está sucediendo en estos momentos.

El edil de Gestión Responsable del Territorio, Xavi Ròdenas, informó a LAS PROVINCIAS de las previsiones de su departamento. El concejal de Més Gandia explicó que el ejecutivo está buscando alternativas para crear un albergue en el término municipal. El proyecto iría de la mano de las concesiones que tiene que hacer el consistorio para la recogida y cuidado de los animales de la ciudad.

En estos momentos, Gandia carece de algún recinto que se acople a estas necesidades: «Tenemos pensadas ya varias ubicaciones para crear este centro, pero requiere su tiempo ya que hay que modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Ròdenas añadió que hay que tener en cuenta que en estos momentos una empresa gestiona el servicio. Se trata de El Corralet, que traslada los animales perdidos a Vinarós «donde cobra por cuidarlos y mantenerlos con vida». El edil recordó que la contrata acaba en diciembre y que el gobierno estudia la posible prórroga por otro año.

En caso de que se alargue la concesión otros 12 meses, como prevé el contrato inicial, la finalización llegaría en diciembre de 2018 y en ese momento habrá que sacar la gestión otra vez a concurso.

Celeridad en los trabajos

Ròdenas aseguró que el gobierno está trabajando para intentar tener antes de que acabe 2018 el centro de recogida municipal construido, pero remarcó que también «hay que buscar financiación para iniciar la obra cuando se tenga la parcela».

En cualquier caso, añadió el edil de Més Gandia, el objetivo es que cuando arranque 2019 la ciudad disponga de este centro y sea la nueva empresa que opte al servicio la que gestione la recogida de animales y su mantenimiento en ese centro.

Ròdenas se reunió este lunes con los representantes de la protectora madrileña El Refugio, que mantiene una contienda con la concesionaria de Gandia. Un representante del colectivo reclamó al concejal que cese las relaciones con El Corralet, pero el edil aseveró que la empresa está haciendo su trabajo a la perfección.

«Si incumpliera el contrato pondríamos fin a la relación, pero no es así. Esta empresa cobra 120.000 euros por recoger y cuidar a las mascotas perdidas y lo está haciendo bien hasta el momento. Pasamos informes periódicos de su trabajo», añadió.

El concejal trasladó al miembro de El Refugio que Gandia está obligada a sacar este servicio a concesión, ya que está «intervenida» por el Estado al haberse acogido a los planes de ajuste económicos del Ministerio de Hacienda, «algo de lo que se sorprendieron».

Fotos

Vídeos