Gandia paga 1.300 facturas de agua y luz para evitar cortes de suministro en 2017

Fachada del Ayuntamiento de Gandia.
Fachada del Ayuntamiento de Gandia. / lp

El gobierno invierte hasta 40.000 euros de ayudas del Consell en abonar recibos de familias dentro del programa de Pobreza Energética

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

Hasta 1.270 facturas de luz y agua ha ayudado a pagar el Ayuntamiento de Gandia durante 2017 a familias en situación de emergencia. El objetivo del consistorio ha sido impedir que se cortara el suministro en los hogares de la ciudad que arrastran dificultades económicas.

El ejecutivo local se sumó el pasado invierno a la iniciativa impulsada por el Consell para combatir la Pobreza Energética. Para ello, la ciudad ha recibido una partida del Gobierno Valenciano de 40.000 euros, como detalló el edil de Bienestar Social, Nahuel González.

El concejal de Més Gandia indicó que durante el pasado invierno, y en lo que va de año, se ha hecho un esfuerzo para evitar cortes de luz y agua en las viviendas con más problemas, aquellas con varios miembros y que carencen de ingresos.

En ese sentido, apostilló que se trata de unas «ayudas específicas» que pueden recibir familias con problemas económicos. «La intención ha sido que nadie se quedara sin servicio de luz o agua y, por tanto, no pudieran tener un servicio mínimo de calefacción en los meses más duros», apostilló el concejal de Més Gandia.

El titular de Bienestar Social explicó que estas ayudas se otorgan tras un estudio de las trabajadoras sociales: «Las personas que tienen problemas acuden a su centro social y explican que no pueden abonar las facturas. En ese momento, se inicia un proceso de comunicación con las empresas suministradoras para que no corten el servicio a las familias».

Acceso a las ayudas

Esto no quiere decir que finalmente todas las personas que piden este respaldo lo obtengan: «Las empleadas sociales hacen las gestiones para que no se corte el servicio, pero inician un estudio para ver si la familia en cuestión merece la ayuda o no».

Tras este proceso las funcionarias deciden si el Ayuntamiento debe pagar las facturas o no. En caso afirmativo «se puede entregar un cheque o abonar directamente el dinero a la empresa en cuestión de días, si es urgente. En otros casos puede demorarse semanas». El gobierno local ha dispuesto de los 40.000 euros que le ha entregado el Consell para combatir la pobreza energética, pero cuando esta cantidad se ha agotado el consistori ha echado mano de fondos propios. La iniciativa arrancó el pasado mes de septiembre y ha sido desde ese momento en

Fotos

Vídeos