Gandia instala 5 antenas en la playa para contar visitantes y promover nuevos planes de turismo

Un instante de la reunión mantenida en el hotel Bayren para promover el estudio en la playa de Gandia. / àlex oltra

Los aparatos se ubicarán en el paseo, detectarán los teléfonos móviles y determinarán cuánta gente hay en el distrito o la ocupación exacta de casas

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La ciudad de Gandia sabrá con certeza cuántos turistas hay en la playa en un momento determinado, cuántos visitantes pasean por primera línea o cuál es la ocupación real de las viviendas del distrito marítimo, entre otros datos. Para conocer todas estas cifras la ciudad contará con un novedoso sistema tecnológico impulsado por el Consell y que se pondrá en marcha en tan sólo unos días.

La iniciativa consiste en instalar cinco antenas en el paseo marítimo Neptuno. Estos aparatos captarán el número de teléfonos móviles que hay en la playa, obteniendo así datos casi exactos del volumen de población existente, tanto en un momento concreto como al finalizar la temporada. Desde el gobierno de Gandia definieron ayer esta medida como «un paso de gigante» y la entrada en el «turismo inteligente».

Los organismos encargados de ubicar las antenas serán la conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio y el Instituto Valenciano de la Edificación (IVE). Está previsto que el montaje arranque la próxima semana. Serán cinco antenas que se repartirán a lo largo del paseo marítimo.

Toma de decisiones

Este innovador mecanismo estará activo durante un año. «Posibilitará tener datos reales sobre ocupación para, posteriormente, tomar medidas acertadas en la gestión turística, tanto por parte del Ayuntamiento como de las empresas, que también podrán contar con esta información para mejorar sus servicios», precisaron desde el ejecutivo de Gandia.

La Doctora Arquitecta del IVE y coordinadora del proyecto Alter Eco, Leticia Ortega, anunció la puesta en marcha de esta herramienta tecnológica en el desayuno de trabajo que este organismo programó este miércoles en el hotel Bayren. dentro de los encuentros del proyecto de innovación europeo Alter Eco.

El proyecto Alter Eco financia actuaciones de investigación en Gandia, Valencia, Málaga, Venecia, Dubrovnik, Rodas y Génova, para mejorar el equilibrio entre la atracción turística, como fuente económica de crecimiento, y la conservación del modelo clásico de la ciudad mediterránea como ejemplo de sostenibilidad.

Mejorar la calidad

En Gandia, los objetivos son «mejorar la calidad de la oferta para hacerla más sostenible y accesible, potenciando y promoviendo su identidad como destino Mediterráneo; y promover un distintivo de calidad orientado a los apartamentos turísticos», añadieron.

A la reunión del miércoles asistieron la alcaldesa de Gandia, Diana Morant; la catedrática de Comercialización e Investigación de Mercados en la Universidad de Valencia (UV), Amparo Cervera; la profesora de marketing en la UV, Walesska Schlesinger; técnicos de Turismo, y representantes del sector turístico y social de Gandia y la comarca de la Safor, como el Museu Faller, el Palau Ducal, los hosteleros, los hoteleros, las agencias de viaje, las de alquiler de apartamentos, asociaciones de empresarios y la Federación de Vecinos.

Morant indicó que el proyecto europeo supone para la Ciudad Ducal una oportunidad. «Tenemos que agradecer que hayan pensado en Gandia», aseveró. «Tanto la conselleria como el IVE y la Agencia Valenciana de Turismo han considerado que nuestra ciudad, como destino turístico maduro vacacional, puede superar la estacionalidad a través de la inteligencia turística», añadió.

Estos dispositivos, según Morant acabarán con las especulaciones sobre cuánta gente hay en la playa, para conocer la pura realidad: «Vamos a tener datos reales de la ocupación durante un año entero, y por tanto, la toma de decisiones también será inteligente. Podremos explorar mejor qué oportunidades tiene Gandia para superar el problema principal como destino turístico, que es que en verano tenemos una ocupación que, de vez en cuando, desborda las posibilidades de la ciudad. El reto sería repartir esa ocupación a lo largo del año para obtener una mejor rentabilidad económica».

Más

Fotos

Vídeos