Gandia coloca de urgencia una cubierta en Sant Vicent para evitar nuevos desprendimientos

Estado de la ermita de Sant Vicent de Gandia, de origen medieval. / ó. de la dueña
Estado de la ermita de Sant Vicent de Gandia, de origen medieval. / ó. de la dueña

La uralita se ubicará para impedir que entre lluvia y dañe el altar, que aún se conserva, y el resto de piezas del edificio, de origen medieval

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

Los responsables del gobierno de Gandia (PSPV y Més Gandia) ven como la gestión por recuperar patrimonio durante los últimos año está dando sus frutos. Tras años de negociaciones entre el consistorio y los propietarios de tres espacios: La Ermita de Sant Vicent, en la carretera Vieja de Almoines; la plaza de Marxuquera, y el solar que dejó hace décadas el viejo colegio Jesús Pobre.

El acuerdo con el arzobispado de Valencia para que Gandia se haga con la titularidad de estos espacios ha sido largo y complejo, precisó el concejal de Gestión Responsable del Territorio, Xavi Ròdenas, y durante esta legislatura han sido muchos los inconvenientes con lo que se ha topado el bipartito.

Pero afortunadamente el acuerdo con la prelatura ha sido exitoso y ha permitido que tres espacios demandos por Ganda pasen a manos de la ciudad, eso si, con una compensación. El Ayuntamiento de Gandia ha cedido una parcela en el sector Les Foies del Grau, cerca de donde la iglesia cuenta con un colegio e instalaciones religiosas.

Ahora, como dijo Ròdenas se está a la espera de que los responsables del Arzobispado acudan al registro mercantil y cambien la titularidad detodos estos bienes que pasarán a manos de Gandia.

Firma previa

Una vez que este trámite se haya formalizado, el gobierno podrá actuar de urgencia en Sant Vicent, donde hay varios orificios en el techo que dejan pasar la luz y el agua en periodo de fuertes lluvias.

El objetivo del consistorio es ubicar una cubierta similar a la que se instaló hace unos años por el gobierno anterior en la Ermita de Martorel, donde también accedía la luz y el agua, e incluso algunos vándalos llegaron a acceder. La actuación se levará a cabo en los próximos meses, con la intención de frenar nuevos deterioros.

En ocasiones, la construcción está abierta a merced de que cualquiera pueda acceder, como ha comprobado este periódico. Los tintes medievales de la construcción se hallan en sus muros, «que son de tapia mixta».

Está ubicado en lo que fue la alquería Benieto dels Moros, por lo que todo indica que antes de capilla fue mezquita «hasta el siglo XV», según indicaron fuentes consultadas. Lo que sí se sabe es que durante el siglo XVI perteneció a Francesc de Borja, IV Duque de Gandia. Además es relevante por ser una construcción típica valenciana «con planta rectangular, techo de madera sobre arcos de diafragma y fachada con remate mixtilíneo». También se conserva buena parte del altar mayor.

Siempre junto a la ermita

Por otro lado, Gandia recupera una plaza en Marxuquera, que siempre ha estado en ojo del huracán.Esta explanada ha estado siempre junto a la ermita y es una de las zonas de Marxuquera que los vecinos consideran como suya, por la historia de este distrito de montaña. Es más, muchas obras de mejora y adecuación en esta plaza han sido llevadas a cabo por los distintos gobiernos de Gandia.

Finalmente, gracias a la parcela que Gandia entregará al Arzobispado, la ciudad también recuperará un importante solar en el distrito de Santa Anna. Se tata de la parcela que dejó el viejo colegio Jesús Pobre cuando fue derruido.

Este edificio pasó a peor vida hace ya varias décadas y sus escolares fueron distribuidos por otros centros. Ahora, el gobierno quiere disponer del solar para futuras actuaciones en el barrio, tanto para actividades sociales como culturales.

Más

Fotos

Vídeos