Gandia cede al Consell el solar del Ausiàs March y ampliará el centro tras una década de espera

Fachada principal del instituto Ausiàs March ubicado en la plaza Crist Rei de Gandia. / leyla gallego
Fachada principal del instituto Ausiàs March ubicado en la plaza Crist Rei de Gandia. / leyla gallego

La comunidad educativa lleva años reivindicando una reforma integral y ahora el ayuntamiento da el paso definitivo para iniciar el proyecto

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

Una de las históricas reivindicaciones de la comunidad educativa de Gandia parece que va a tener solución en breve. El gobierno ha dado un paso más, que será casi el definitivo, para la ampliación del IES Ausiàs March. Tras pagar 5 millones de euros por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) y cambiar de nuevo el uso dotacional del suelo, esta larga historia llegará a su fin con la redacción del proyecto y la licitación de las obras para la construcción.

La Junta de Gobierno aprobó ayer la cesión del solar contiguo al centro educativo a la conselleria como anunciaron en rueda de prensa el portavoz del gobierno, José Manuel Prieto, y la edil de Políticas Educativas, Laura Morant. «Con este trámite administrativo formalizamos la pretensión de este gobierno y hablamos de un acuerdo de cesión absolutamente formalizado», apuntó el concejal socialista. Por su parte, Morant, indicó que «la cesión es un paso más tras perder mucho tiempo y haber hecho frente a un gasto de 5 millones de euros».

La edil responsable del área señaló que ahora la Generalitat delegará las competencias al consistorio para avanzar con el proyecto de ampliación del instituto, un diseño inicial que necesitará cambios para mejorarlo y que hará que «la ampliación sea una realidad». Aunque Morant no se aventuró a hablar de plazos porque «no queremos jugar con las expectativas». La concejal manifestó que hasta la fecha se había redactado un proyecto básico, pero que «hasta que el terreno no fuera de titularidad municipal no se podía redactar un proyecto definitivo».

Ahora, el ejecutivo comienza a acelerar los trámites, y por ello, presentó la semana pasada las propuestas de los centros educativos de Gandia para adherirse al plan Edificant del Consell. Un proyecto autonómico donde el gobierno local gestionará las reformas necesarias de los colegios e institutos de la Ciudad Ducal con la financiación de la Generalitat.

El Ausiàs March se encuentran en el listado de centros que han puesto sobre la mesa del departamento que dirige el conseller Vicent Marzà, como una de las infraestructuras más urgentes, junto a la construcción de Les Foies, y las mejoras en Tirant lo Blanc y María Enríquez, y otras de menor envergadura.

Largo proceso

Para llegar a la situación actual, el gobierno ha tenido que salvar diversos obstáculos que han ralentizado el proceso. El solar en cuestión fue hace años el cine Bulevar, y durante los últimos tiempos ha cambiado su uso dotacional en varias ocasiones. El terreno destinado a uso residencial cambio a educativo durante el gobierno del socialista José Manuel Orengo, para destinarlo ya a la ampliación del instituto. Una situación que el PP revertió para que volviera a ser residencial. Además, durante todo este tiempo, el ayuntamiento ha hecho frente al pago de 5 millones de euros tras una sentencia del TSJCV del año 2011 que obligó a pagar a los propietarios un mayor importe por la tasación del solar, y que en su momento el ejecutivo no sufragó. En concreto, de la cantidad total abonada, 3,6 millones son por el justiprecio de la parcela, mientras que 1,3 corresponden a intereses de demora. El ayuntamiento no podía tener la propiedad del terreno sino liquidaba la deuda.

Manifestaciones

Las protestas por parte de alumnos, profesores y padres del IES Ausiàs March pidiendo una ampliación del centro y una mejora de las instalaciones actuales ha sido una reivindicación constante que ha aumentado en los últimos meses.

Durante el mes de junio, antes de que finalizará el curso escolar, se realizaron una serie de concentraciones de 15 minutos en las puertas del centro, antes de iniciar las clases con el objetivo de reivindicar unas obras que desde hace años están previstas pero nunca han llegado. La presión a la Conselleria para que reforme el instituto más viejo de Gandia continuaron el pasado septiembre con más concentraciones.

Más

Fotos

Vídeos