Gandia baraja buscar otra empresa para las Escoletes ante el retraso del aval

Una vecina de Gandia, ante el acceso de la Escoleta del Centre Històric. / rocío escrihuela
Una vecina de Gandia, ante el acceso de la Escoleta del Centre Històric. / rocío escrihuela

El PP critica la demora de la adjudicación y el gobierno dice que estudia la documentación para ver si la mercantil cumple los requisitos del pliego

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El gobierno local (PSPV y Més Gandia) está dispuesto a recurrir a la empresa que quedó en segundo lugar en el proceso de adjudicación del servicio de las Escoletes si la mercantil ganadora, y que ya gestiona el servicio de forma temporal, incumple alguno de los requisitos del pliego de condiciones.

Esta entidad fue la ganadora del concurso que sacó el Ayuntamiento el pasado año para renovar la concesión de las guarderías municipales. La corporación que venció en el proceso presentó una oferta económica atractiva con reducción de las tarifas mensuales.

Esta mercantil ganó el concurso en octubre y desde ese momento los técnicos municipales de Gandia le han solicitado la documentación necesaria que acredite su capacidad para la gestión de las guarderías de Gandia, así como su solvencia económica

De forma paralela, hace cuatro meses, el ejecutivo dio a esta empresa la gestión de los centros infantiles, de forma previa a la concesión definitiva. Se realizó un contrato menor con la entidad para que se hiciera cargo de las escoletes hasta el 30 de junio, ante la salida de la anterior concesionaria, la empresa GEIM.

La intención del gobierno era que la empresa que había ganado el proceso tomara ya posesión, aunque de forma temporal y el servicio estuviera garantizado todo el curso. La adjudicación definitiva se realizaría cuando se hubiese presentado la documentación que acreditara la capacidad para desarrollar la tarea.

Buena parte de esta información ya está en el consistorio, pero el aval económico parece que se está retrasando. La empresa debe garantizar cuanto antes su capacidad y depositar 600.000 euros ante el consistorio.

Esta demora hizo que los miembros del Partido Popular exigieran ayer al bipartito que solvente la situación cuanto antes. Los ediles Marta Cháfer y Vicent Gregori comparecieron para reclamar que el ejecutivo solvente la contrata cuanto antes y la empresa deje de estar con un acuerdo provisional.

Para los populares esta situación obliga a las familias a pagar más por las mensualidades. «La empresa que ganó el concurso debe cobrar 163 euros al mes, pero como trabaja con un contrato menor y no se ha ejecutado la concesión, los padres abonan recibos de 208 euros», dijo Cháfer.

Alarma social

Los ediles pidieron al gobierno que no prolongue más esta situación y que si la mercantil carece de aval, busque otra. La concejal de Educació, Laura Morant, respondió a estas críticas y dijo que el PP «sólo busca alarmar con un tema tan sensible como la educación infantil y que preocupa a las familias».

«La empresa tiene un contrato hasta el 30 de junio, por lo que el servicio está garantizado». Dicha mercantil, prosiguió, está aportando la documentación para la concesión definitiva y los técnicos la analizan. «Si los funcionarios consideran que cumple los requisitos, tendrá la concesión», agregó.

En caso de no disponer de la cantidad, los 600.000 euros, el gobierno estará obligado a echar mano de la empresa que quedó en segundo lugar en el concurso económico de octubre. «Nosotros sí somos un gobierno responsable que prometió que se mantendría y garantizaría el servicio, y lo estamos haciendo», concluyó Morant.

Fotos

Vídeos