Gandia amplía un mes la consulta de las obras Marenys ante la alta participación

Un parque, aún por rematar en la urbanización de Marenys de Rafalcaid de Gandia. / lp
Un parque, aún por rematar en la urbanización de Marenys de Rafalcaid de Gandia. / lp

Un centenar de dueños de terrenos pasa por las oficinas municipales para conocer los detalles del proyecto y el gobierno espera a unos 50 más

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La elevada participación de los propietarios de parcelas del distrito de Marenys de Rafalcaid de Gandia en la consulta para conocer su opinión sobre la finalización del sector ha obligado al gobierno local a ampliar un mes el plazo para que los dueños de terrenos se informen de las condiciones y se posicionen a favor o en contra.

Esta prolongación de cuatro semanas se debe al éxito que ha tenido el proceso organizado por el Ayuntamiento, según el concejal de Servicios Básicos y presidente de la Junta de Distrito del Grau de Gandia, Miguel Ángel Picornell. El edil del PSPV recordó que multitud de terrenos se encuentran en una situación de «inseguridad jurídica», lo que motivó a los técnicos municipales y al consistorio a actuar y poner remedio a la paralización del sector.

Las obras de urbanización de Marenys acabaron hace años, pero la constructora no las remató y, por tanto, no fueron recepcionadas por el Ayuntamiento. Esto ha dejado, literalmente, colgados a decenas de propietarios y vecinos que cuentan con terrenos que no están catalogados como solar, pese a estar ya en zona urbana o que no pueden ampliar sus casas con un simple porche o construir una piscina en sus parcelas.

Visto bueno al plan

Un centenar de vecinos han pasado ya por oficinas municipales tanto del Grau como de Gandia para informarse de cuál es el proyecto para concluir el residencial y dar el visto bueno.

Picornell explicó que de los 300 propietarios de terrenos «un centenar» ya ha visitado los centros sociales de Marenys, Grau y las oficinas de Gandia para dar el visto bueno. «La sensación es muy positiva. De cada 40 personas que han pasado por las instalaciones, sólo una no quiere que se acabe la urbanización en los términos planteados por el gobierno», detalló el socialista.

Picornell recordó que los técnicos municipales impulsaron un plan para acabar el residencial que tendría un coste «de cuatro euros por metro cuadrado». Con esta obra se pretende culminar la actuación y que los funcionarios locales den el visto bueno y consideren la urbanización dentro de la legalidad.

Los trabajos consistirán, entre otras cosas, en eliminar los postes de luz y teléfono y canalizar estos conductos, además de mejorar los parques del sector y la iluminación pública.

Picornell precisó que de los 300 dueños de terrenos, más de cien se han informado ya, pero que quiere que haya tiempo para todos y espera que pasen unos 50 más, en total unos 150. Con todo ello, se dará seguridad jurídica a los propietarios, ya que las viviendas y las parcelas estarán dentro de la legalidad.

Firmas de los vecinos

«Por este motivo se ha ampliado un mes el plazo para las consultas. Los propietarios tienen más tiempo para venir, informarse y firmar a favor de la actuación. Esto no es un referendo, es un sondeo para conocer qué opinan los vecinos. No se hará nada que los dueños de los terrenos no quieran», agregó. Además, el edil Picornell remarcó el compromiso del bipartito de «no girar cuota alguna a los propietarios hasta que las obras estén finalizadas».

Más

Fotos

Vídeos