Gandia amplía el IES Ausiàs March con 2.000 metros de patio tras dos décadas de espera

Los trabajos de adecuación de la parcela aneja al Ausiàs March se han realizado en las últimas semanas. / ó. de la dueña
Los trabajos de adecuación de la parcela aneja al Ausiàs March se han realizado en las últimas semanas. / ó. de la dueña

El gobierno local invierte 25.000 euros en mejorar el solar anejo al instituto para que los escolares lo utilicen hasta que arranque la rehabilitación

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La comunidad educativa del instituto de enseñanza secundaria (IES) Ausiàs March ha recibido una buena noticia tras casi 20 años de esperas, reclamaciones y protestas por el mal estado del centro. El gobierno local (PSPV y Més Gandia) ha atendido la petición de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) y ha dotado el recinto de 2.000 metros cuadrados más de patio.

Esta medida ha sido posible tras el pago de la parcela aneja, que fue expropiada hace años aunque no se abonaron los 3,6 millones que correspondían a los propietarios. En 2017 esta deuda fue liquidada, más los 1,3 de intereses por el retraso, en total casi 5 millones. Esto ha permitido al consistorio escriturar el terreno a nombre de la ciudad y poder actuar sobre ella.

El solar ha sido agregado al Ausiàs March. El bipartito inició durante las fiestas de Navidad una actuación de mejora en la parcela para que pudiera tener un uso educativo, como explicó el coordinador general de Urbanismo de Gandia, Vicent Mascarell.

El socialista remarcó que hace ya «tres meses, el AMPA» le pidió que el terreno se habilitara como patio para los estudiantes, es decir, que se añadiera al ya existente y los escolares dispusieran así de más espacios para hacer deporte y otras actividades escolares.

Aportación económica

«El consistorio ha atendido esta petición. Hemos mejorado y nivelado la parcela con 25.000 euros para que pueda utilizarse. Los trabajos han consistido en reparar algunos tramos de la valla que cierra el terreno, pintar los muros y adecentar los accesos», remarcó el responsable de Urbanismo.

El AMPA, aseveró Mascarell, sabe que el centro está a la espera de un proyecto de remodelación y ampliación y que parte de este terreno se utilizará con toda seguridad en la futura obra. Pero, de momento, el colectivo de madres y padres quiere que los alumnos se beneficien del espacio y puedan utilizarlo en este periodo de transición.

Las demandas de Gandia, tanto del gobierno como de la comunidad educativa, hacia el Consell para que se rehabilitara el centro y se ampliara arrancaron en 1999. El Ayuntamiento inició la expropiación de este céntrico terreno, pero los propietarios recurrieron el expediente municipal.

Finalmente, un juez fue quien fijó el justiprecio de la operación: 3,9 millones. Pese a ello, tras el cambio de gobierno en 2011 y la entrada del Partido Popular el proceso se paralizó. El ejecutivo de Arturo Torró optó por devolver al terreno la calificación de urbano y al entender que la mejor opción era construir un nuevo centro al final del paseo de las Germanías.

Con la entrada del bipartito se retomó la idea inicial. El gobierno de izquierdas pagó la deuda de cinco millones a los propietarios y calificó el suelo de educativo durante el pasado 2017, lo que ha permitido que la parcela pueda tener un uso escolar.

Más

Fotos

Vídeos