Gandia activa el 'protocolo del frío' para asistir a personas que viven en la calle

El termómetro marca 10 grados en una calle Mayor desierta. / r.e.
El termómetro marca 10 grados en una calle Mayor desierta. / r.e.

El Ayuntamiento ha coordinado la ayuda a los más necesitados con Cáritas, Cruz Roja, Alma de Acero y Bunyoleres Sense Fronteres

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

El invierno aún no ha llegado como estación del año, pero los termómetros han alcanzado esta semana temperaturas muy bajas que han obligado a activar el 'protocolo del frío' por parte del Ayuntamiento de Gandia. Una actuación cuya prioridad es asistir a personas sin hogar y que estos días soportan las inclemencias meteorológicas en la calle.

El área de Responsabilidad Social ha iniciado las tareas de emergencia para reforzar la atención a gente sin hogar con el objetivo de conseguir que nadie pase la noche en la calle. El edil Nahuel González ha explicado que «ante esta situación de frío volvemos a repetir un protocolo que el año pasado ya pusimos en marcha con la prioridad clara que ninguna persona esté en la calle durante estos días, pero si quiere estarlo, al menos, que pueda estar asistida». El trabajo de los servicios sociales municipales cuenta con la colaboración de las entidades sociales de la Ciudad Ducal, que prestan sus recursos para actuar de manera eficaz y de forma coordinada para garantizar una asistencia completa.

Colectivos como Caritas, Cruz Roja, Bunyoleres Sense Fronteres, Alma de Acero o la Policía Local se unen estos días para hacer una «ciudad más digna». El concejal de Responsabilidad Social ha explicado que se han ampliado las plazas en el Centro de Atención Integral (CAI) Sant Francesc de Borja gestionado por Cáritas y que acoge a personas durante todo el año. También se han habilitado plazas en albergues ante la posibilidad de falta de espacio en el CAI. El objetivo del departamento de Servicios Sociales es conseguir que todas las personas que no tengan un lugar donde acudir no pasen la noche al aire libre, aunque en ocasiones las personas afectadas son reticentes a desplazarse a un centro para pasar la madrugada.

Ropa de abrigo

Desde Cruz Roja se están encargando del avituallamiento de ropa y mantas, así como de realizar visitas a personas sin hogar para ofrecerles bebidas calientes, o comprobar su estado de salud. También desde Bunyoleres Sense Fronteres aumentan las raciones de comida caliente en el comedor social para garantizar la alimentación de todas las personas necesitadas. Del mismo modo, la entidad Alma de Acero colabora aportando material que recogen durante todo el año en las actividades solidarias que realizan, básicamente entregan ropa de abrigo y mantas.

González ha querido hacer un llamamiento a la colaboración ciudadana, pero «no solo a particulares que quieran ofrecerse voluntarios o aportar ropa, sino también otras administraciones y a empresas que puedan donar material». «Gandia es una ciudad solidaria y lo está demostrando», apuntó el edil.

Fotos

Vídeos