Fuga de comercios al mercado de Tavernes por los altos alquileres de locales del centro urbano

Puesto de mercería frente a uno de carnicería en el mercado municipal de Tavernes. / c. g.
Puesto de mercería frente a uno de carnicería en el mercado municipal de Tavernes. / c. g.

Los dueños de pymes prefieren pagar entre 63 y 170 euros por un puesto municipal y no los 600 o 800 euros que cuesta un bajo

R. ESCRIHUELA/ C. GIMENO TAVERNES.

La imagen del mercado municipal de Tavernes se ha transformado en los últimos meses. A los habituales puestos de fruta, verdura, carne y pescado, se han unido ahora nuevos espacios donde se pueden comprar artículos de mercería, bolsos y complementos o ropa de bebé. Un nuevo escenario que llega provocado por los elevados precios de alquileres en el centro urbano del municipio y por la cantidad de puestos libres en el mercado.

Esta infraestructura municipal, que años atrás colgaba casi el cartel de completo con numerosos puestos de productos alimentarios tiene en la actualidad la mitad de sus puestos vacíos, cerca de una quincena. Los elevados precios de los locales del casco urbano han beneficiado al mercado que está resurgiendo con la llegada de nuevos negocios gracias a la cantidad de puestos disponibles.

Los precios de estas casetas varían según el espacio que ocupan, ya que existen locales con diferentes tamaños. El canon mensual de estos puestos varía entre los 170 y los 63 euros. Un precio asequible y al alcance de muchos autonómos que deciden emprender una nueva aventura empresarial. Algo casi impensable en las zonas más céntricas del municipio vallero, como el paseo del País Valencià donde arrendar un bajo comercial cuesta entre los 600 y 800 euros.

La actividad comercial del municipio se está reactivando lentamente con la apertura de tiendas

Horario matinal

Uno de los negocios que han aterrizado recientemente en el mercado municipal es una mercería. Justo enfrente de dos carnicerías, el cliente, al entrar por una de las puertas laterales se topa de frente con una imagen cuanto menos extraña: hamburguesas y pollos a un lado y en el otro extremo hilos de coser y cremalleras. Dulce, la propietaria de este negocio, explicó a LAS PROVINCIAS que optó por ocupar un puesto en el mercado «ante los altos precios que se pedían por alquilar un local en la zona centro de Tavernes». «En el mercado estoy por las mañanas con la venta de cara el público y por las tardes me llevo las tareas de costura y los arreglos a casa de los clientes que vienen al establecimiento», apuntó la empresaria. La dueña señaló que se muestra muy satisfecha con su nuevo negocio y aseguró que le funciona bien la tienda.

Otra reciente incorporación a esta infraestructura municipal es un negocio de artículos de bebé, que también vende bisutería, bolsos y complementos. Un establecimiento que antes de mudarse ocupaba un local comercial en la calle Ramón y Cajal, justo enfrente de una de las entradas del mercado municipal.

Una de las ventajas e inconvenientes, según se mire, de tener el negocio en este recinto es el horario de apertura. El mercado municipal de Tavernes abre de lunes a sábado solo por las mañanas, aunque gran parte del año también abre sus puertas las tardes del viernes. Para los nuevos emprendedores, la jornada matinal supone tener un horario en el que pueden conciliar la vida familiar y laboral, grandes beneficios para los empresarios emergentes.

La calidad de los productos, el trato personal y la cercanía son las ventajas competitivas que ofrece el mercado ante las grandes superficies. Estos casos son nuevas fórmulas que se suman al tradicional mercado con el fin de encontrar un hueco y dar una salida laboral a quien se embarca en una nueva aventura empresarial.

Cambio empresarial

La actividad comercial en Tavernes se está reactivando lentamente tras la dura crisis de los últimos años. No obstante, hay importantes problemas que se observan en las principales arterias comerciales de la localidad con la cantidad de locales disponibles, aunque lo cierto es que se están abriendo nuevas tiendas, pero también cierran otras muchas y existe un cambio constante de negocios en los locales céntricos.

En las zonas de la avenida Germanías y avenida de la Valldigna los alquileres pueden rondar los 600 euros. Un precio que frena muchas ideas de nuevos emprendedores que ven un gasto demasiado elevado para arrancar un proyecto empresarial.

En la industria local sucede una cosa similar. Desde hace décadas que no hay nuevos polígonos industriales. Los que hay están ocupados o las parcelas y naves están muy cotizadas. En ocasiones, demasiado para las posibilidades de nuevos emprendedores.

Más

Fotos

Vídeos