Fomento inicia la construcción de la glorieta que unirá la N-332 y el acceso al puerto de Gandia

Un técnico explica al delegado del gobierno, a la alcaldesa de Gandia y a otras auroridades los detalles del proyecto de la N-337.
Un técnico explica al delegado del gobierno, a la alcaldesa de Gandia y a otras auroridades los detalles del proyecto de la N-337. / lp

El ministerio impulsa la rotonda de la nueva carretera, que costará 1,2 millones, y que tendrá dos carriles por sentido hasta el cruce de Daimús

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La construcción de la N-337 sigue en marcha y cada vez está más cerca su finalización. Esta carretera será el acceso sur al puerto de Gandia y evitará que miles de vehículos pesados crucen cada día el distrito del Grau. El Ministerio de Fomento ha puesto en marcha ya la ampliación de la glorieta que servirá para unir esta nueva carretera con la N-332.

Esta rotonda es un nexo básico para que entre en funcionamiento la nueva infraestructura. La construcción se está ejecutando desde hace sólo unos días sobre la glorieta que pone fin a la ronda de Gandia y que enlaza con Bellreguard y el sur de la Ciudad Ducal. Esta redonda se ampliará y contará con más accesos y nuevas salidas para dar servicio a las nuevas necesidades que plantea la carretera del puerto.

El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, acudió ayer al lugar de la actuación para asistir a una explicación de los trabajos por parte de la empresa constructora. En el acto estuvo también la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, y el diputado provincial Guillermo Barber, así como ediles de otras poblaciones, como el popular Jaume Ascó, de Bellreguard.

Los técnicos detallaron que la nueva rotonda estará acabada en cinco meses, si no surgen complicaciones de última hora. «Si todo va bien, podría estar acabada en poco más de cuatro meses», precisaron. En sus explicaciones indicaron que esta glorieta es básica para poner en funcionamiento la carretera.

Una vez que esté la redonda se podrá dar un impulso al primer tramo de la carretera, que unirá la N-332 con las glorietas que se inauguraron antes del verano, a la altura de La Vital y en la intersección con la carretera de Daimús.

Fluidez del tráfico

Moragues destacó la importancia de esta infraestructura para la comarca de la Safor, ya que sacará «el tráfico portuario de la ciudad y mejorará la fluidez de la circulación. Es una muestra de que las obras van a buen ritmo».

El presupuesto de la obra es de 1,2 millones de euros y forma parte de las obras del Acceso Sur al Puerto de Gandia, con un presupuesto total de 20 millones de euros y cuyo objetivo es evitar el tráfico portuario a través de la trama urbana y, a la vez, mejorar la funcionalidad de la circunvalación local. La nueva carretera estará finalizada en 2019.

El acceso, con una longitud de 4,2 kilómetros, tiene diseñados cuatro nudos a nivel tipo glorieta, posibilitando la permeabilidad territorial. El tramo comprendido entre la N-332 y CV-670 dispondrá de doble carril por sentido de circulación; a partir de este punto la vía adopta sección de carretera convencional.

De hecho, el primer tramo será el más utilizado y se calcula que nada más se ponga en marcha lo utilizarán 16.000 vehículos cada día. Por este motivo será de doble carril, ya que muchos de los turismos irán al hospital comarcal. Este centro contará con una salida directa a la nueva carretera.

El vial dispone de control total de accesos, proyectándose caminos de servicio junto a la traza de la carretera. De igual forma, y dado el carácter periurbano de la actuación, se contempla la iluminación parcial del viario, así como la ejecución de acera peatonal y un carril bici a lo largo de toda la margen izquierda de este.

Junto a la carretera habrá un carril bici y una vía peatonal. Estos carriles irán desde la rotonda que se está ampliando hasta el puerto de Gandia. El delegado recordó que ya está abierto al público el tramo de la vía verde Gandia-Oliva, a través de un paso inferior. El proyecto contempla la construcción de un puente sobre el río Serpis, una estructura de 190 metros de longitud y 17,60 metros de ancho, a la que se proporciona un tratamiento urbano e integrado en el paisaje.

Morant, por su parte, destacó que el acceso al puerto es una obra que fue declara hace diez años de «interés general». Cuando entre en funcionamiento esta carretera, añadió, servirá para distribuir mejor el tráfico en la ciudad y mejorar la competitividad.

La nueva vía, agregó la primera edil, mejorará la seguridad vial en la ciudad. También resaltó que el proyecto sigue adelante y que poco a poco verá la luz.

Más

Fotos

Vídeos