La firme evolución del Passio

Ignacio Moreno, coordinador del Passio, junto a la Colegiata. / ó.d.
Ignacio Moreno, coordinador del Passio, junto a la Colegiata. / ó.d.

La revista de la Semana Santa abre una nueva etapa y opta por temas litúrgicos para trazar contenidos y abordar la celebración en Gandia

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

'Signum', ese el título de la revista Passio de 2018, el volumen que habla cada año de la Semana Santa de Gandia y que en esta ocasión ha dado un salto evolutivo que pretende perpetuarse en el tiempo. La publicación ha pasado a ser, aunque a simple vista no se aprecie, una revista en la que se tratan los aspectos más importantes de la fiesta religiosa, pero siempre bajo un hilo conductor: este año son los «signos litúrgicos».

Con estas novedades, indicó José Ignacio Moreno, miembro de la junta directiva de la Semana Santa de Gandia y coordinador del Passio, las hermandades de la ciudad siguen teniendo su espacio para hablar de sus actos y relatar cómo ha sido su ejercicio, pero, sobre todo, el volumen cobra un cariz donde la historia y la tradición de la fiesta «toma más importancia»

Para ello, cada año se escogerá un tema de guía y con el cuál se darán a conocer aspectos de la fiesta que cada vez «pasan más desapercibidos». En esta ocasión son los signos litúrgicos, esas manifestaciones que se realizan en iglesias por las hermandades y con los que se reproducen momentos de la Semana de Pasión. Este año la revista ha contado con firmas relevantes, dijo Moreno, con el fin de explicar esos signos.

Por poner algunos ejemplo, se puede destacar el artículo de Javier Fresno Campo, el delegado para la religiosidad popular de la Diócesis de Zamora. El religioso publica el tema 'Miércoles de Ceniza'. En su escrito se habla de en qué consiste este día tan conocido, pero de lo que pocos conocen ya los detalles.

Signos y símbolos

«¿De dónde sale esa ceniza y por qué se pone en la frente de los feligreses, a modo de cruz?» Todo eso está respondido en el artículo: «El polvo proviene de las palmas que cada iglesia quema cada año de la fiesta anterior». «En definitiva, no somos más que polvo, eso es lo que se extrae de esta jornada».

Otro de los símbolos que se tratan es una habitual escena de Jueves Santo. Jaime Sancho, rector de la Basílica de València, habla de porqué 12 personas suben al altar y el párroco descalza a cada una de ellas y les lava el pie, como hizo Jesús en la Última Cena. «Es el servicio a los demás que demostró Cristo ese día», relató Moreno.

El Passio relata una infinidad de signos litúrgicos, como el porqué de cada en las iglesias se monte un 'monumento, en Jueves Santo, es decir, un segundo sagrario para llevar la Eucaristía en procesión de uno a otro, ante los fieles; o de cómo en Viernes Santo se da lectura a los escritos de la pasión que narran los evangelios, siempre antes de que arranque el Santo Entierro.

El Passio incluye, por primera vez, una entrevista. Es a Santiago Bohigues, director del Secretariado Diocesano de Espiritualidad, quien incide en la importancia de los símbolos para conocer y comprender los rituales de la Semana Santa. Las hermandades tiene su espacio, como siempre. «La Santa Cena habla del Via Crucis de Miércoles Santo; el Nazareno de cómo preparan a su cristo, y El Sepulcro explica que lleva dos años bajando el trono a altura de los fieles, en la iglesia del Beato en Viernes Santo, para acercarlo a la feligresía».

Fotos

Vídeos