Felipe VI da el apoyo de la Casa Real a las Fallas de Gandia al presidir el aniversario del Museu

Telmo Gadea recibe a Vicent Soler, Juan Carlos Moragues, Diana Morant y otros ediles de Gandia en el Museu Faller. / àlex oltra
Telmo Gadea recibe a Vicent Soler, Juan Carlos Moragues, Diana Morant y otros ediles de Gandia en el Museu Faller. / àlex oltra

La Federació corona el centro expositivo con un ninot de siete metros del taller de Palacio i Serra para conmemorar su primera década de vida

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

Las Fallas de Gandia anotarán el día de ayer como una jornada histórica dentro de su extensa y dilatada trayectoria. Su Majestad el Rey Felipe VI ha aceptado ser el Presidente de Honor de los actos del décimo aniversario del Museu Faller de Gandia. Con este gesto, la Casa Real muestra su apoyo a la fiesta valenciana, que en 2017 fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Las Fallas de Gandia celebran este año la primera década del Museu, un edificio que fue rematado en 2008 y que ha servido durante sus primeros diez años de vida para divulgar la historia de la fiesta y las costumbres de la tradición valenciana, desde su Centre d'Interpretació de la Festa, que recibe miles de visitantes cada año.

Fue precisamente en el acto de ayer donde se conoció que Su Majestad asumía la invitación de la Federació de Falles (FdF) de presidir los actos del décimo aniversario. El Museu albergó ayer una fiesta. Telmo Gadea, presidente de la FdF, y las Fallas invitaron a representantes de la vida social, cultural y política de Gandia y la Comunitat. La actividad contó con una elevada afluencia de público y se aprovechó para dar a conocer una exposición sobre los diez años del recinto.

Historia gráfica

El acto arrancó a las 20 horas. Gadea recibió a las autoridades, entre ellas el Conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler; el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, o la alcaldesa de Gandia, Diana Morant. Todos ellos recorrieron la muestra 'Museu Faller. Historia gràfica', que mediante imágenes hace un recorrido por la primera década del edificio y los cambios que ha ido experimentando.

Las autoridades y los asistentes accedieron al salón de actos, donde se proyecto un vídeo elaborado por Aga Domínguez y se mostraron algunos momentos divertidos protagonizados por las falleras mayores de Gandia, Sara Sanvíctor y Núria Llopis. También hubo una tarta gigante, obra de Raúl Llopis, y estuvieron las falleras mayores de Valencia.

Morant destacó que justo este miércoles se conoció la Mención Especial para el Museu otorgada por el jurado de los Premios de Turisme Gandia 2018, por su aportación a esta industria. Añadió que este centro es un «puro reflejo de la esencia como pueblo mediterráneo» de Gandia. Mientras que Gadea fue quien atrapó toda la atención al revelar que Felipe VI apadrina los actos del aniversario tras aceptar su petición de ser el Presidente de Honor.

Además destacó que el Museu debe convertirse en «la casa de todos». «Un espacio que acoja a todos los falleros y los vecinos de Gandia, donde no tengan importancia las ideas políticas de cada uno ni las corrientes falleras», remarcó.

Soler, por su parte, destacó el carácter «fiestero» de los valencianos, algo que genera economía entre un pueblo muy «trabajador». Finalmente, el delegado del Gobierno en la Comunitat destacó la importancia del Museu: «Es imprescindible. Realza el valor identitario de la fiesta, de nuestra cultura y es fundamental para transmitir la fiesta de las Fallas de generación en generación».

Una vez que finalizaron los parlamentos todos los asistentes salieron y cada uno de ellos recibió un ejemplar de un libro editado con motivo del décimo aniversario. En él está el saluda de Su Majestad, donde agradece la invitación y acepta presidir los actos de la primera década de vida del Museu.

Libro del aniversario

Este volumen llamó la atención de todos los asistentes, tanto por el resto de contenidos como por la dedicación de Felipe VI. Poco después todos los asistentes salieron fuera del recinto para participar en la inauguración del ninot 'Abra Museu'.

Esta figura corona el tejado del centro expositivo y ha sido un encargo expreso de la Junta a Palacio i Serra, el taller de artistas falleros de Luis Palacio y Pepe Mas. El monumento, de casi siete metros, se ha colocado sobre el tambor amarillo del Museu con la intención de que los visitantes sepan cuando lleguen ante qué clase de espacio expositivo están.

La obra ha requerido de un mes de trabajo en el taller y los materiales que se han utilizado han sido especiales, como remarcó ayer Mas. Los artistas han creado un ninot de poliéster que han revestido de pintura sintética, con el fin de que resista las inclemencias atmosféricas: «Ha sido un trabajo silencioso en el que hemos querido hacer algo a caballo entre la modernidad y lo clásico, de ahí que sea un mago que de su chistera se saca a sí mismo».

Fotos

Vídeos