La Federació de Falles de Tavernes, a la espera de un presidente

La agrupación vallera no encuentra candidatos para ejercer el cargo y la junta local también podría quedase sin fallera mayor

C. GIMENO TAVERNES.

La Federació de Falles (FdF) de Tavernes de la Valldigna está sin presidente. El pasado lunes se cerró el plazo para presentar candidaturas y nadie se presentó a ocupar ese cargo, La FdF pasa por una difícil situación que se preveía desde hace años y que finalmente ha llegado ahora.

El próximo lunes habrá una reunión entre la Concejalía de Fiestas y los representantes falleros de las seis comisiones de Tavernes para abordar esta problemática. No hay nada decidido, pero en el mundo fallero de la localidad han saltado las alarmas.

Resulta muy complicado encontrar representantes de las seis fallas del municipio que quieran formar esta junta que aglutinas a las comisiones de Tavernes y las organiza en los actos comunes. Si ya es difícil que los falleros quieran entrar en la FdF, es más arduo aún encontrar a alguien que quiera desempeñar las funciones de presidente.

Tanto es así, que por ahora no hay presidente de la FdF. Se espera que alguien dé el paso adelante, pero por ahora no se vislumbra muy cercana esa posibilidad.

Hace un ejercicio ya hubo problemas para que alguien optara a la presidencia y relevar a Salva Talens. Casi en extremis el joven Carlos Merenciano accedió a ocupar el cargo. Tras las fiestas josefinas renunció a la presidencia y por ahora nadie se postula a tomar su relevo. Ya ha habido varias reuniones, pero el cargo sigue desierto.

Los problemas para aglutinar a voluntarios en la FdF, y en especial en el puesto de presidente, hacen peligrar la continuidad de esta organización tal y como ha funcionado en los últimos años.

Tras preguntar a varios falleros muy vinculados a los que ha sido la FdF, los motivos de ese desencanto son una suma de varios. En primer lugar señalan la degradación de la junta. Mantienen que hay muchas imposiciones directas del Consistorio o de los presidentes falleros, y eso dificulta el funcionamiento de la FdF. A esto hay que añadir una gran carga de trabajo, falta de apoyos y el desencanto ante ocupar cargos de tanta responsabilidad.

Las Fallas son un motor en Tavernes. Aglutinan a miles de vecinos en las seis comisiones de la localidad. Las presentaciones, monumentos, actividades y demás actos falleros mueven a prácticamente toda la población.

Se deberá abordar en los próximos días el vacío de la presidencia en la FdF y encontrar una solución posible en caso que nadie dé el paso de ser el principal cargo de esta agrupación. La falta de una presidencia podría arrastrar a la fallera mayor. Sin presidente resultaría muy difícil que existiese el cargo de fallera mayor de la localidad.

En los últimos nueve años Tavernes ha recuperado el cargo de máxima representante de la fiesta, aunque no pudo aguantar que hubiera fallera mayor infantil. Hoy en día no está claro que las Fallas valleras vuelvan a tener una máxima representante.

Fotos

Vídeos