La falta de ayudas económicas paraliza desde hace dos años el centro ambiental de Tavernes

Espacio donde está previsto habilitar el Centro Azul junto a la Torre de Guaita. / c.g.
Espacio donde está previsto habilitar el Centro Azul junto a la Torre de Guaita. / c.g.

El espacio se ideó para dar continuidad a la mejora del entorno de la Torre de Guaita y el Consistorio sostiene que trabajará por mantener el proyecto

C. GIMENO TAVERNES.

El proyecto de construcción de un Centro Azul, junto a la Torre de Guaita de la Playa de Tavernes de la Valldigna, sigue en el dique seco. Se trata de un espacio que se concibió junto a la torre vigía como recinto para interpretar el turismo y el medio ambiente y aumentar así la oferta para los visitantes.

Por ahora no hay novedades que hagan pensar que se ponga en marcha este proyecto que se anunció hace ahora dos años, justo cuando se inauguró la remodelación del entorno de la Torreta situada a la entrada de la costa vallera.

Tal día como hoy, hace justo dos años, se inauguraba la puesta en valor del entorno de la Torre de Guaita y se anunciaba la creación de un centro ambiental. Desde la Vall se indicó que después de la remodelación del entorno de la torre, se iba a completar el mismo con la realización de un Centro Azul.

El entorno de la torre vigía cuenta con huertos que están sin cuidar y donde hay especies resecas

El objetivo, según se dijo, era adecuar una antigua caseta, que fue adquirida por el consistorio, en un centro en el que poder concienciar a las personas en la necesidad de cuidar el medio ambiente y respetar el entorno. Se habló de que el centro sería accesible.

Además se comentó que en él habría huertos y campos con árboles frutales para divulgar los cultivos propios de la zona. Estos espacios fueron adecuados con un taller ocupacional que preparó parte de la parcela de la caseta con riego por goteo, lonas que evitaban la proliferación de malas hierbas y pasarelas de madera.

Espacios sin cultivar

De aquellas actuaciones aún queda el jardín vertical que se plantó en los muros que rodean el perímetro del inmueble, pero los huertos están sin cultivar y en ellos se amontonan especies resecas. Fuentes cercanas al ejecutivo local han confirmado que el proyecto está sobre la mesa, pero que están a la espera de poder acceder a alguna ayuda que permita poner en marcha la idea de un Centro Azul. Por ahora esta inversión, pese a estar anunciada, no ha entrado en las prioridades del gobierno.

Otros proyectos se han anunciado en la costa vallera, como es el caso del drenaje del Lago de la Goleta, la prolongación del Passeig de les Arenes, la colocación de juegos infantiles o la ocupación de terrenos de la futura segunda fase del colector de la playa.

El Centro Azul se planeó como una continuidad a la inquietud por ofrecer un turismo sostenible y comprometido con el medio ambiente. La idea ligaba con la obtención de las banderas azules en las playas de la Vall, como ejemplo de cuidado por el medio ambiente.

Dos años después no hay nada concreto y el centro sigue siendo una caseta de campo con una parcela abandonada. El entorno de la Torre de Guaita fue remodelado e inaugurado a mediados de abril de 2016. Se adecuó un sendero para acceder a este entorno desde el Camí Marenys y la carretera.

También se colocó una plataforma de hormigón para hacer accesible la zona, se adecuó un estanque en el que se albergaron ocas junto a este monumento, se dispusieron paneles informativos y un muro de hierro en el que las personas con dificultad visual pudieran reconocer la historia de la torre.

Todo ello se realizó con una inversión de 50.000 euros y al acto inaugural asistieron representantes del Consell y Diputación. La idea de un centro ambiental en la costa vallera tendrá que esperar a ver si hay implicación de organismos supramunicipales.

Fotos

Vídeos