FAES pide amparo al Consell para evitar hundir al sector con la imposición de la tasa turística

Turistas disfrutando del sol y la playa de Gandia durante el pasado mes de agosto. / leyla gallego

Los empresarios de la comarca señalan que este impuesto favorece la economía sumergida y el alojamiento ilegal en viviendas

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

La Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor (FAES) aprovechó la celebración del Día Mundial del Turismo para mostrar su rechazo a la implantación en la Comunitat de la denominada tasa turística. En un comunicado, el sector empresarial de la comarca ha explicado su postura acerca de esta tasa, que según ellos no es tal, sino que se trata de un «impuesto que agrava la presión fiscal y que no es turística, ya que grava únicamente el alojamiento, y en concreto el reglado».

Estas afirmaciones, las ha hecho públicas FAES, tras el acuerdo de la Comisión de Turismo formada por la Asociación de Empresas de Alquiler de Apartamentos Turísticos (ALOGA), la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Safor (Asemhtsa), la Asociación Empresarial Hotelera de Gandia y la Safor (Aehgs) y el Cercle d'Economia de la Safor (CES). Según los representantes de estas entidades, el turismo en la Comunitat genera el 13,3% del total de los impuestos que se recaudan, y esta tasa les perjudicaría.

Consecuencias negativas

Por este motivo, desde todos los sectores implicados de la comarca, han hecho un llamamiento al Consell de Turisme de la Comunitat Valenciana, que se celebra hoy en Valencia, para que tengan en cuenta su opinión y «nos apoyen en este tema tan importante que puede tener unas consecuencias muy negativas en nuestra Comunitat». Además, han pedido a las autoridades y a los grupos políticos que se posicionen al respecto. Del mismo modo, desde la asociación empresarial han indicado que esta cuestión «debería ser un tema preferente a discutir» en la próxima Mesa de Turismo.

Del mismo modo, desde FAES han señalado que «este instrumento fiscal favorece la economía sumergida», que además, «cada vez cobra más importancia en el sector con alojamiento ilegal en viviendas y plataformas digitales de distribución global». En el comunicado apuntan también que «simplemente legalizando las mismas, repercutiría en un beneficio superior, más de lo que se va a conseguir con el mencionado impuesto».

El sector empresarial asegura desconocer los detalles de la nueva tasa turística porque «no hay nada definido, no sabemos ni cómo se tramitará, gestionará, ni cuál es la finalidad de este impuesto, ni el objetivo ni el fin del mismo». Otro de los motivos por los que FAES ha mostrado su rechazo es la pérdida de competitividad. El sector considera que países como Turquía, Egipto y Túnez están resurgiendo y pueden aprovechar esta situación para recuperar mercado «mientras nosotros cargamos de impuestos al turista». Del mismo modo, destinos nacionales como Andalucía, Murcia o las Islas Canarias «pueden captar parte del mercado al no tener ninguna tasa de este estilo».

La crisis que ha vivido España en los últimos años ha dañado un sector que ahora comienza a resurgir. Por eso no entienden que tras mantenerse «a base de muchísimo esfuerzo, es absurdo que cuando la situación empieza a mejorar, pretendamos hundirla».

Desde FAES han destacado que «es muy importante la reflexión, el análisis global y después del análisis, actuar». Consideran que no hay que implantar lo que hacen otras comunidades porque «el vecino toma sus decisiones, que pueden ser buenas o no para él, pero no vivimos en las mismas condiciones. No hay que pensar que porque otras la tienen, es lo mejor para todos».

Fotos

Vídeos