31 estudiantes se quedan sin plaza en un ciclo de informática del María Enríquez

Un grupo de estudiantes del María Enríquez de Gandia accede al centro ayer después de un descanso.
Un grupo de estudiantes del María Enríquez de Gandia accede al centro ayer después de un descanso. / ó. de la dueña

Los afectados tendrán que desplazarse a Cullera y Tavernes y seis no podrán estudiar al no tener sitio en el centro

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

«Una oportunidad perdida», así califican algunos padres lo que ha sucedido en el instituto María Enríquez de Gandia. Un total de 31 alumnos han visto frustradas sus intenciones de cursar el ciclo formativo de grado medio de informática.

El centro imparte esta titulación y también la de grado superior. Pero este año no ha habido plaza para todos los que aspiraban a entrar en el instituto, como informaron desde la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA).

Fuentes de este colectivo ya alertaron en el último Consell Escolar de Gandia, antes del verano, de la falta de plazas en el María Enríquez para este curso y los vaticinios de la asociación se han cumplido. Este viernes se conocieron los datos de matrícula y se han quedado fuera la friolera de 31 alumnos.

El instituto ha completado un grupo de estos estudios de grado medio, pero no ha puesto en marcha otro para dar respuesta a la elevada demanda estudiantil para este curso de informática. Esto ha supuesto que justo 31 jóvenes se hayan quedado fuera del grado medio.

Alternativas

Una madre señaló que su hijo «se queda sin hacer nada durante todo el año». «No había otra alternativa, era el María Enríquez o nada y al final se ha quedado sin centro para estudiar», agregó esta vecina de Gandia que prefirió mantenerse en el anonimato. Según ha podido averiguar este periódico hay seis casos como el de este joven, es decir, que al quedarse fuera de este grado en este instituto de Gandia no cursarán otros estudios.

El resto de alumnos afectados tenían una segunda opción, acudir a realizar los mismos estudios a Tavernes de la Valldigna o a Cullera, algo que desde el AMPA afirmaron que no gusta nada a los padres: «Son muy jóvenes todavía para salir fuera de Gandia».

Es más, añadieron que no hay buenas combinaciones para desplazarse a Tavernes, por ejemplo, o para llegar al centro de Cullera donde se imparten los mismos estudios que en Gandia.

Por ello, desde el AMPA exigen que se habilite un nuevo grupo en el María Enríquez y se dé cobertura a los estudiantes que desean permanecer en Gandia y a los seis que se han quedado fuera, ya que de lo contrario no estudiarán nada.

Fotos

Vídeos