Las empresas dejan atrás la crisis económica y vuelven a costear las comidas de Navidad

La tradicional cena de Navidad organizada por los socios de DestíSafor la pasada semana. / lp
La tradicional cena de Navidad organizada por los socios de DestíSafor la pasada semana. / lp

Los restaurantes de Gandia cuelgan el cartel de completo para el 25 de diciembre y en Oliva lo hacen el 1 de enero

LEYLA GALLEGO GANDIA.

Atrás han quedado esos años tristes en los que tan sólo unos pequeños grupos de trabajadores salían a celebrar la navidad con sus compañeros, sin un jefe dispuesto a correr con los gastos de la noche. Con la crisis, una de las primeras cosas en las que recortaron las empresas fue precisamente las comidas de Navidad.

La situación ha mejorando y eso se ha visto reflejado en el número de reservas. Los restaurantes están a rebosar estos días, el número de comensales ha vuelto a crecer y ya no son los empleados los que pagan la cuenta.

El presidente de la Asociación de Hosteleros de Gandia, José Manuel Navarro, ha confirmado que la situación ha mejorado. «Hemos notado un incremento en el número de comidas y cenas de empresa respecto a los años anteriores. La gente se ha adaptado a la situación actual y, sobretodo, las personas han sabido alejarse de ese pesimismo que envolvía la sociedad desde la llegada de la crisis», comentó el presidente.

Navarro explicó que la mayoría de empresas optan por contratar un menú, que oscila entre los 25 y los 40 euros, de este modo facilitan el trabajo a los hosteleros, en unas fechas en las que algunos restaurantes llegan a duplicar la plantilla para atender la demanda. La idea de tener tanto el precio concertado de antemano es cómodo no sólo para el establecimiento, sino también para los clientes, que saben previamente lo que van a pagar.

Muchas de estas personas no salen con asiduidad el resto del año y, por eso, aprovechan estas ocasiones para disfrutar y alargar la jornada hasta altas horas de la madrugada.

Aunque la preferencia para este tipo de reuniones suele estar entre viernes y domingo, los miércoles y jueves cada vez ganan más adeptos, y es por eso que los locales de ocio llevan semanas abriendo en horarios especiales a la espera estos grupos.

El dato más relevante de este año lo marcan el número de reservas para el día 25 de diciembre. «Desde hace más de un mes un gran número de locales tienen colgado el cartel de completo para esta fecha», declaró el presidente de DestíSafor. A pesar de que el día de Navidad el precio del menú es más elevado, «los clientes buscan un producto de mayor calidad y por eso no les importa pagar un poco más», apuntó Navarro.

En cada municipio las tradiciones son distintas, y si bien en Gandia es el día de Navidad el que mayor número de personas deciden celebrarlo en los restaurantes, los vecinos de Oliva prefieren esperar al primer día del año para comer con sus familias en los establecimientos de la ciudad.

«Aunque todavía nos quedan algunas mesas libres, la mayoría de locales estamos casi completos para ese día», manifestó el presidente de Gastroliva y propietario de uno de los restaurantes más conocidos en la Ciudad Condal, Paco Oltra.

«En nuestro establecimiento hemos tenido que contratar a dos personas más para que nos ayuden con el trabajo durante estos días», declaró el presidente. Del mismo modo que ocurre en la capital de la comarca, los clientes optan por contratar un menú, pero en Oliva el precio es un poco más bajo, ya que oscila entre los 20 y los 30 euros.

En la comarca de la Safor y al contrario de otras zonas, existe la costumbre de celebrar la última noche del año con los amigos. Antaño, esta cena se organizaba en restaurantes pero cada vez son más los grupos que deciden pasar la noche en alguna casa con el fin de evitar el elevado gasto que supone salir esa noche a algún bar o discoteca.

Fotos

Vídeos