Una empresa dona medio centenar de colchones y somieres al centro de acogida San Francisco de Asís

Los propietarios de Wonderwall deciden entregar las camas a las entidades necesitadas de Gandia tras el cierre del negocio

ROCÍO ESCRIHUELA

gandia. La solidaridad del empresariado ha llegado al Centro de Acogida San Francisco de Asís, y lo ha hecho a modo de donativo de medio centenar de colchones y somieres procedentes del complejo Wonderwall Resort Music ubicado en la playa de Gandia y que cerró sus puertas el año pasado. La llegada de un nuevo negocio al recinto ha obligado a los anteriores inquilinos ha deshacerse del mobiliario que allí había.

Ante esta situación, los dueños optaron por donarlo a entidades necesitadas de la ciudad. Según explicó a LAS PROVINCIAS, Nacho Rees, «teníamos todo el material guardado a la espera de aprovecharlo para un nuevo proyecto, pero dado que este, de momento no va a llegar a corto plazo, decidimos buscarle una salida, antes de que se pudiera estropear».

«La verdad es que son colchones y somieres, casi nuevos, con muy poco uso, ya que únicamente estaba abierto el local durante el verano», indicó Rees. Los propietarios decidieron contactar con el edil de Responsabilidad Social, Nahuel González, para que pudiera gestionar la donación entre entidades necesitadas, ya que desde el Consistorio sería más fácil el reparto.

La entrega de las camas se realizó a finales de la semana pasada, tras consultar González con Càritas, Cruz Roja, Bunyoleres y los franciscanos. Finalmente, se trasladaron hasta el centro de acogida, ya que según explicó el edil, son los que más necesidades tenían en este momento.

«Los franciscanos van a abrir un centro en otra comarca, y tenían más necesidad, ya que además, las personas que viven allí, son enfermos terminales y precisan más camas», explicó González.

Rees se mostró muy satisfecho de aportar su granito de arena a la causa solidaria y «dar una alegría a las personas que más puedan necesitarlo». En la misma línea se manifestó el edil de Responsabilidad Social, que agradeció el gesto de los propietarios.

Solidaridad

El concejal indicó que «es una muy buena noticia». «Que los empresarios tengan este corazón tan grande es muy bonito, esta cantidad de somieres y colchones cuestan mucho dinero, y ellos han preferido donarlos, porque los podrían haber vendido y conseguir dinero, pero han apostado por la solidaridad», relató el edil.

«Ellos han demostrado que las empresas también son solidarias, y esta acción es ejemplar», destacó. La empresa FCC se encargó del traslado del material que se guardará en el centro de acogida, pero las otras entidades sociales también podrán solicitar algún colchón en caso de necesidad. En estos momentos, se ha ubicado allí porque la empresa debía retirarlos del lugar donde estaban almacenados y poco a poco podrán pedirlo otras asociaciones si lo necesitaran.

Fotos

Vídeos