El ejecutivo negoció con un as bajo la manga: 40 obras seguían guardadas en el MAGa

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El gobierno de Gandia ha tenido claro desde junio de 2016 que las obras de arte de Santa Clara regresarían antes o después a la Sala d'Homes del antiguo Hospital de Sant Marc, entre otras cosas porque, como ha asegurado en numerosas ocasiones el edil de Cultura, Joan Muñoz, «se negociaría hasta la extenuación».

Pero, además, el socialista estaba tranquilo porque tenía un as bajo la manga para negociar. Ni más ni menos el Museu Arqueològic de Gandia (MAGa) aún conservaba en una sala 40 piezas de las Clarisas que desde el Arzobispado no pudieron llevarse. Estas piezas estaban en la primera planta del antiguo Hospital: «En 2015 nos llegó una ayuda de la Diputación y destinamos una parte al Museo de Santa Clara. Creamos en la parte alta una estancia con empeines para colgar lienzos y almacenar esculturas que por algún motivo tenían que estar ahí de forma temporal». A esta sala sólo se podía acceder desde el MAGa y no desde Santa Clara, donde las religiosas tienen una puerta de acceso directo y la clave de la alarma.

Por tanto, estas obras han sido durante este año y medio un factor clave para el gobierno durante las negociaciones.

Fotos

Vídeos