El Ejecutivo abre la puerta a la reforma y construcción de viviendas en Marenys

Uno de los postes que quedaron en la carretera tras la paralización de la urbanización. / l . gallego
Uno de los postes que quedaron en la carretera tras la paralización de la urbanización. / l . gallego

Gandia da vía libre a que 300 propietarios puedan ampliar chalés, hacer piscinas o barbacoas, tras una década de parálisis por las obras inacabadas del PAI

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

El Ayuntamiento de Gandia ultima los trámites para desbloquear la urbanización de Marenys de Rafalcaid. La sesión plenaria de ayer aprobó la propuesta para poder finalizar las obras y recepcionar la zona que dará luz verde a la construcción de nuevos chalés o a la rehabilitación y ampliación de viviendas unifamiliares que llevan ocho años esperando conseguir una licencia de obra.

Un paso adelante para desbloquear un conflicto que empezó hace muchos años y que ha prohibido durante todo este tiempo que los propietarios pudieran realizar alguna reforma en su terreno. Todo ello llegará en breve. De momento, el Consistorio inicia el proceso con la aprobación inicial del proyecto de urbanización.

A partir de ahora comunicará de modo individual a los 300 propietarios que continúa la reurbanización y en el documento explicará las premisas planteadas por el ejecutivo. Tres aspectos son las bases que marcarán este proyecto: Completar la retirada de los postes de electricidad y telefonía y adecuar las zonas verdes, una obra austera con un coste no superior a los 4,5 euros por metro cuadrado y con el compromiso de no girar el pago de las cuotas hasta que no esté completamente finalizada la reurbanización.

Tras esa comunicación, se abrirá un periodo de alegaciones de 40 días antes de la aprobación definitiva en el pleno, que dará paso a la licitación pública del proyecto para poder iniciar las obras en un plazo de unos ocho o nueve meses.

Según apuntó el coordinador de Urbanismo, Vicent Mascarell, «la ventaja más positiva para los propietarios es que con la aprobación definitiva ya se pueden conceder licencias de obra o de actividades turístico-comerciales». «Paralelamente a las obras, se inicia el PAI que desbloqueará decenas de licencias», destacó Mascarell.

De ese modo, los propietarios podrán realizar cualquier reforma en sus viviendas. Hasta ahora, no era posible obtener un permiso ni para construir una piscina ni una barbacoa. De hecho, además, se da el caso de que una pareja joven pidió al Ayuntamiento una licencia para la construcción de una nueva vivienda y no fue posible por la situación de parálisis que sufre la urbanización del sector. La ley establece que en este tipo de casos, con PAIs pendientes de finalizar, está prohibido otorgar cualquier tipo de licencia de obra.

Consulta vecinal

Todo esto llega tras el paso que ha dado el Consistorio de proponer a los propietarios una solución que desbloquee la situación de las viviendas y solares que existen en la zona urbana. Tras la consulta vecinal que se ha prolongado varios meses, un centenar de vecinos ha aceptado el plan del ejecutivo para poder zanjar todos los problemas. Desde el Consistorio son conscientes que a nadie le agrada tener que desembolsar una cantidad económica, pero es la única vía de solución posible. Del centenar de propietarios que fueron a votar, 82 se comprometieron por escrito con el Ayuntamiento a aceptar las condiciones que la administración había planteado.

El resto de propietarios, que no se han pronunciado ni a favor ni en contra, deberán igualmente asumir la decisión ya que en ningún momento han mostrado interés por aceptar o negar la propuesta planteada. Si los trámites no presentan ningún problema, los vecinos podrían comenzar a ver la luz en breve tras abrir el Consistorio un camino para solucionar los problemas.

Fotos

Vídeos