Devoción y liturgia en las calles de Gandia

Un grupo de porteadores lleva una imagen en el Santo Entierro de Gandia. / natxo francés
Un grupo de porteadores lleva una imagen en el Santo Entierro de Gandia. / natxo francés

El Desenclavament llena de fieles Santa María de Oliva para escuchar la obra de Climent y Soler, y en Tavernes siete órdenes despiden a Jesús 5.000 cofrades de 18 hermandades procesionan en el Santo Entierro ante casi 6.000 personas

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

Tallas de la escuela de Francisco Salzillo, del valenciano Antonio Sanjuan Villalba e incluso del gandiense Ricardo Rico fueron ayer el centro de todas las miradas en el Santo Entierro de Gandia. La friolera de 25 grupos escultóricos procesionaron durante última hora de la tarde y la noche de ayer por el centro de la Ciudad Ducal para recordar los últimos días Jesús.

El silencio, la solemnidad y el respeto marcaron toda la celebración desde las 19 horas hasta bien entrada la madrugada. Gandia cuenta con 18 hermandades, que sacaron a la calle ayer a casi 5.000 cofrades. El acto comenzó en Sant Francesc de Borja, como es habitual, y concluyó en la explanada del Ayuntamiento.

Rostros de emoción, tristeza y, sobre todo, recogimiento se apreciaban tanto entre quienes seguían la procesión del Santo Entierro, casi 6.000 personas, como entre quienes procesionaron a cara descubierta: niños, hermanos mayores, porteadores de algunas imágenes, madrinas de las cofradías, la junta directiva y autoridades políticas, con la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, como representante, y religiosas, como el abad mitrado de Gandia, Ángel Saneugenio, al frente.

Cuarta Estación

La jornada de ayer acabó con el Santo Entierro pero comenzó muy pronto y sacó a la calle a miles de cofrades. A las 8 horas tuvo lugar el Via Crucis y el Encuentro entre La Dolorosa y el Nazareno. En ese acto, Santiago Bohigues, director del Secretariado Diocesano de Espiritualidad, fue el encargado de leer la Oración de la Cuarta Estación, compusta por él, ante centenares de fieles y admiradores de la Semana Santa gandiense.

Por la tarde, a las 17 horas, tomaron el relevo los músicos de todas las bandas que acompañan a las cofradías de Gandia. Las agrupaciones protagonizaron un pasacalle que recorrió todo el centro de la ciudad alertando de la inminente procesión del Santo Entierro.

Justo unos minutos antes, cayeron unas gotas de lluvia en Gandia, lo que hizo a la junta directiva ponerse en alerta. Finalmente, la cosa no fue a más y los actos siguieron según lo programado.

A esa hora ya estaban todas las sillas colocadas, tanto las que instala la Junta, cerca de 3.000, como las que se ponen en segunda y tercera fila, en los tramos más concurridos. En total desde la organización cifraron en más 6.000 los asientos que había en Gandia. A todo ello hay que sumar quienes siguieron el Santo Entierro de pie y se movían por la ciudad. Las mismas fuentes cifraron en casi 9.000 las personas que llenaron el casco urbano ayer.

Para ello, se desplegó un gran dispositivo de seguridad. Varias patrullas de la Policía Local, otras tantas de la Policía Nacional, voluntarios de Protección Civil y miembros de la Junta Directiva de la Semana Santa coordinaro la procesión.

Pero, sin duda, el acto que despertó más emociones fue el Santo Entierro. La procesión de Gandia es conocida por ser una de las pocas que hace un relato de los últimos días de Jesús. De hecho, las imágenes procesionan en orden cronológico y muestran a los asistentes cómo fueron las jornadas de pasión del hijo de Dios.

Gandia cuenta con 18 cofradías, pero algunas de ellas suman hasta dos tallas para poder dar forma al relato bíblico.

Valor de las tallas

El valor de las esculturas de las hermandades de la Ciudad Ducal es de sobra conocido. Salieron obras de Francisco de Salzillo. Piezas barrocas del imaginero murciano como el Cristo de la Oración del Huerto; otras del valenciano Antonio Sanjuan Villalba, como El Sepulcro o el Ángel de la Oración del Huerto, y piezas del escultor de Gandia Ricardo Rico, como El Cristo Yacente, erizaron la piel de miles de personas.

Pero la belleza de las tallas va mucho más alla. La Soledad o La Dolorosa, son dos de las imágenes de la Virgen más admiradas y que sobrecogieron un año más a los fieles durante la procesión. El acto arrancó en Escoles Pies y finalizó frente el Ayuntamiento de Gandia, entrada la madrugada.

En la ciudad de Oliva, la jornada de Viernes Santo fue todo un éxito un año más. Pese a que hubo algunos cambios en la procesión del Santo Entierro, no estuvieron ni las autoridades locales ni el presidente de la Junta Central de Semana Santa, Vicent Salort, la celebración contó con una elevada participación.

Las nueve cofradías de la Ciudad Condal procesionaron por el casco urbano despertando emociones a su paso. Tanto el alcalde de Oliva, David González, como Salort, y el resto de ediles que lo desearon contemplaron la celebración desde un palco que se habilitó cerca del Ayuntmiento.

Pero en Oliva fue, quizá, donde más se madrugó de toda la Safor. A las 6.30 horas arrancó el Via Crucis desde las parroquias de Santa María y el Rebollet, que acabó con el clásico Sermón de Montaña. Más tarde se celebró ela Bajada del Calvario hasta Santa María del Rebollet.

Por la tarde, el Desenclavament fue el acto previo a la procesión. La representación plástica de la bajada del cuerpo de Cristo es uno de los emblemas de la Semana Santa de Oliva. El acto fue en Santa Maria a las 18.30 horas. El Santo Entierro arrancó a las 20 horas

Entierro en la Vall

En Tavernes, el Sant Soterrar se vivió como uno de los actos más importantes de la Semana Santa. Las siete cofradías de la acompañaron a las imágenes de la Dolorosa, la Flagel.lació, el Natzaré, el Crist del Perdó, la Pietat, la Soletat y el Sant Sepulcre junto a la Vera Creu. Decenas de cofrades, así como las autoridades religiosas, civiles y militares acompañaron al Cristo yacente por el centro urbano de la Vall.

Las hermandades partieron del templo de San Pedro y tras pasar por varias calles retornaron al punto de partida ante la fervorosa atención de centenares de vecinos que siguieron el Sant Soterrar.

Durante la mañana del Viernes Santo se organizó en Tavernes de la Valldigna el Via Crucis de jóvenes en el Calvari y por la tarde Los Santos Oficios en las parroquias valleras.

Más

Fotos

Vídeos